Este 23 de febrero se conmemoran dos años del intento de ingresar la ayuda humanitaria desde la frontera colombo-venezolana y brasileña. Aquel día disturbios y enfrentamientos no se hicieron esperar dejando varias víctimas fatales. Ureña (puente internacional Francisco de Paula Santander) y San Antonio (puente internacional Simón Bolívar) serían los escenarios políticos más relevantes, sin dejar a un lado el emblemático puente Tienditas.

La quema de la ayuda humanitaria marcó, según la Diputada Gaby Arellano, un antes y un después en los niveles de autoritarismo del régimen venezolano, “Ese día quedo evidenciado con pruebas la violación a los derechos humanos, además de que ellos (Nicolás Maduro y sus seguidores) no entregaran el poder bajo las vías democráticas, quedando en manos del pueblo y la comunidad internacional leer claramente que son unos delincuentes”, precisó Arellano.     

La mañana del 23

“Estábamos, una comisión de 15 diputados de diferentes organizaciones políticas, entre ellos; Elimar Díaz, Rafael Ramírez, Avilio Trocones, Joaquín Aguilar, José Brito, María Gabriela Hernández, Juan Pablo Guanipa, María Beatriz Martínez y esta servidora”, afirmóKarim Vera, parlamentaria a la Asamblea Nacional por el fronterizo estado Táchira.

El régimen pretendió desde el primer momento impedir el ingreso de la ayuda humanitaria, la excusa ante tal acto fue la defensa de la soberanía. La diputada Karim Vera fue testigo de aquello. “Para llegar a Ureña en aquella oportunidad pasamos una travesía, alrededor de cuatro horas caminando por una montaña, porque los cuerpos de seguridad del Estado específicamente la Guardia Nacional no nos permitió acceder a la población en nuestros vehículos”, comentó.   

Batalla en frontera

Entre los líderes políticos que estuvieron presentes el pasado 23 de febrero de 2019, en la frontera para supervisar lo que se creía sería el paso de la ayuda humanitaria, se cuenta el presidente interino; Juan Guaidó, el presidente de Colombia Iván Duque, el presidente de Chile, Sebastián Piñera, el Grupo de Lima, además de una comitiva de parlamentarios, personalidades de ámbitos culturales, jóvenes estudiantes y pobladores de la zona de frontera colombo-venezolana.    

Le puede interesar.  Mike Pompeo asegura que EEUU ha enviado a Venezuela más de mil millones de dólares en asistencia humanitaria

 “Cuando llegue a Ureña aquello era una batalla campal entre los venezolanos demócratas que querían permitir el ingreso de la ayuda humanitaria y la Guardia Nacional”, aseveró Karim Vera.

Una actitud violenta y déspota caracterizó a los cuerpos de seguridad del Estado venezolano. “Jóvenes y ciudadanos comunes se enfrentarían con las fuerzas autoritarias venezolanas, desencadenando una de las respuestas más herméticas y violentas por parte del régimen de Maduro”, según Karim Vera.

 La respuesta del régimen de Maduro fue totalmente desconectada de la realidad que vive el pueblo venezolano al bloquear el intento de introducir ayuda humanitaria al país y negarle a la población la asistencia requerida debido a su situación de riesgo. “Fuimos reprimidos, fueron gases lacrimógenos, perdigones, incluso hasta balas y tanquetas lo que recorrieron toda la población de Ureña”, dijo Karim Vera.   

La ayuda humanitaria que nunca llegó

“Si para ese momento la ayuda humanitaria hubiera logrado pasar, se habría iniciado la atención inmediata a la compleja emergencia humanitaria, que para aquel momento negaba la dictadura que representa Nicolás Maduro”, manifestó Vera

Actualmente, Venezuela pasa por una de las peores crisis de la historia humana, con una inflación que supera la de países en guerra, además de un declive económico, político y humanitario nunca antes visto en la historia moderna, ubicándolo entre los países más pobres, ocupando en la lista de los índices de libertad económica el penúltimo escalafón.

“Si la ayuda humanitaria hubiera logrado ingresar al país, no estaría la hambruna silenciosa que asesina al pueblo humilde, nuestros niños no estarían en los cuadros de desnutrición con daños irreversibles y posiblemente se hubieran podido abrir la puerta para la reinstitucionalización de la democracia”, expuso Gaby Arellano.   

Después del 23 de febrero

Lamentablemente, parte de ayuda humanitaria fue quemada ese nefasto día. Según afirmaciones de las diputadas Gaby Arellano y Karim Vera, las llamas que incineraron los sueños y las ilusiones de miles de venezolanos  encuentran origen en el accionar de las Fuerzas Armadas Venezolanas, y del régimen de Nicolás Maduro.

Le puede interesar.  Denuncian que régimen venezolano incumple las normas al aplicar la vacuna rusa

Al no encontrar mecanismos seguros para su ingreso a Venezuela, el resto de ayuda humanitaria (medicamentos, insumos médicos y alimentos) fue distribuida entre población venezolana en estado vulnerable que se encontraba en la frontera colombiana y sus alrededores.  

 “Parte de la ayuda humanitaria fue devuelta a su lugar de origen, porque no podía permanecer allí”, declaró Karim Vera.

En Venezuela se viven constantes tensiones políticas, enfrentamientos entre las fuerzas democráticas y la represión impuesta por el régimen. El ciudadano tiende a sufrir la pérdida de sus libertades además de una variedad de incertidumbres sociales y económicas. Problemas como la desnutrición infantil, la migración y actualmente la nueva pandemia se han acrecentado a pasos alarmantes.  

Son miles los venezolanos que escapan actualmente por la frontera colombo-venezolana, esta migración ocurre por múltiples razones, las principales son; búsqueda de alimentos, medicamentos, mejores oportunidades y libertad. Es imposible no imaginar el beneficio que habría supuesto el ingreso al país de la ayuda humanitaria. 

“El bloqueo del ingreso de alimentos e insumos médicos para Venezuela reveló el rastro totalitario y el genocidio silencioso que encabeza Nicolás Maduro. Ningún gobierno demócrata del mundo puede tener relaciones con quien asesina de hambre a su propio pueblo”, denunció Gaby Arellano.

La aguda crisis que vive Venezuela ha dejado seis millones de ciudadanos como refugiados o migrantes, mientras que el 80% de la población está en la pobreza extrema, los insumos médicos, alimentos y medicamentos son inaccesibles para la gran mayoría de la población. El gobierno ilegitimo por otra parte sigue cercando a las ONGs, criminalizando la ayuda humanitaria sin la menor consideración por la población.  

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí