Desde tempranas horas de la mañana las bombas de gasolina estuvieron abiertas en el en la zona fronteriza de Ureña. Esta fue una de las razones por las que la manifestación convocada para este 16 de noviembre no fue acatada por la población. Además del miedo y la incertidumbre con la que viven los ureñenses.

Centro de Ureña. 10:20 AM
Foto: Laura España

La existencia de gasolina en la mayoría de las estaciones de servicio, fue una de las estrategias implementadas por autoridades municipales para mantener a la ciudadanía en largas cola, pues la escasez del servicio es evidente desde hace varios años.

Así lo hizo saber Jaime García, quien es comerciante y habitante del municipio, asegurando que: “la convocatoria no se acató debido a que en todas las estaciones de gasolina hubo servicio desde tempranas horas de la mañana, pues el día de hoy cerca de 1200 vehículos surtieron combustible con total normalidad y la gente estuvo pendiente de la gasolina”.

El miedo impide salir a las calles

Según García, dirigentes de la oposición de esta zona fronteriza, no realizaron la invitación a la población a manifestarse. Esto también se debe a que, los ciudadanos sienten miedo de salir a las calles por los hechos violentos que se han suscitado en la zona. Evitando también disturbios que incentiven a un cierre de frontera, como ha ocurrido en ocasiones anteriores.

Paredes de la estación de servicio Record amanecieron con consignas en contra de la manifestación.
Foto: Laura España

Por otra parte, el día viernes en horas de la noche, se escucharon varias detonaciones. Esta situación fue denunciada a través de las redes sociales, donde además, circularon fotografías en las cuales se observan varios encapuchados rayando algunas paredes del centro de Ureña. Este hecho fue atribuido a los colectivos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí