Al menos 400 desplazados, refugiados y solicitantes de asilo murieron a causa del covid-19 durante el 2020, aunque la Agencia de la Organización de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) teme que las cifras reales sean significativamente mayores, debido a la falta de diagnósticos e información completa sobre este colectivo.

En su informe sanitario anual, Acnur alertó que, pese a la carencia de reportes, fueron registrados más de 40.000 contagios en población refugiada.

La tasa de mortalidad medida en el colectivo (en torno a 1% de los casos confirmados) fue similar a la media general, aunque Acnur teme que el porcentaje real sea también mayor.

Asimismo, el informe señala en todo caso que la causa principal de muerte entre los refugiados sigue siendo la malaria, que provocó 20% de los decesos en 2020, seguida por las infecciones de las vías respiratorias altas y bajas (el covid-19 entre ellas).

Acnur trabajó durante 2020 para que los refugiados fueran incluidos en los planes de vacunación nacionales, y junto con el programa COVAX de la Organización Mundial de la Salud, trabaja para que los que han quedado excluidos también tengan acceso a la vacunación.

Prensa Frontera Viva

Le puede interesar.  Japón incluye a Venezuela en lista de países no recomendados para viajar por la pandemia

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí