Pese a un proceso de inmunización deficiente e impreciso en su avance, el diputado José Manuel Olivares aconseja seguir tres pasos fundamentales en medio de la segunda jornada de inoculación contra Covid-19 en Venezuela, con la intención de encarar las especulaciones alrededor de la vacunación.

El propósito de los fármacos es evitar la muerte de los pacientes producto de la enfermedad, más no impide el contagio de la misma. El objetivo de su aplicación es lograr la inmunidad de rebaño que se da cuando el 70% de la población, entre inoculados y quienes contrajeron el virus de forma natural, obtiene anticuerpos para evitar la reproducción del patógeno en el organismo.

En Venezuela las diatribas por las consecuencias tras la inmunización y las comparaciones entre una dosis u otra poco lugar tienen ante una letal pandemia y un contexto precario como el venezolano: “hay que vacunarse y la mejor vacuna es la que pueda conseguir”, advirtió Olivares.

Cortesía / Los Ángeles Times

El médico especialista en oncología califica de primordial la participación, mientras los ciudadanos tengan garantías de su seguridad y confiabilidad, en tanto, cuando han recibido las dosis, las probabilidades de contagio descienden del 54 % al 5 %.

Ante el temor por los síntomas una vez suministradas las vacunas, el doctor destacó que el malestar post-inyección es más probable después de la segunda aplicación, de hecho, tal indisposición demuestra un sistema inmunológico competente porque reacciona ante la llegada del Covid-19 y garantiza así una resistencia al virus.

Si bien científicos y expertos en salud aún no han prohibido la aplicación de distintos biológicos entre la primera y segunda administración, tampoco lo han recomendado, por lo tanto, Olivares también previene la mezcla de dosis al considerarlo un método de inoculación innecesario y poco seguro.

Cortesía / El Economista

Una vez las recomendaciones anteriores son atendidas, es imprescindible ejercer los derechos ciudadanos al asistir a los centros de vacunación dispuestos en el territorio, no solo al reclamar atención eficiente, igualmente al exigir transparencia sobre las vacunas a recibir.

Le puede interesar.  Denuncian irregularidades en el plan de vacunación contra el covid-19 en Venezuela

El último consejo responde a las incongruencias observadas en la segunda fase de inmunización en Venezuela, la corrupción propia del gobierno de facto y al sistema de salud depravado por este último.

Utilizar a los habitantes como ratas de laboratorio al suministrarles biológicos sin aprobación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) -como la vacuna cubana Abdala 2.0- no es una realidad improbable en la nación.

El parlamentario advirtió que, por el mercado negro de vacunas instalado en el país, “los venezolanos podrían ser objeto de engaño al creer ser vacunados con la rusa Sputnik V o la china Sinopharm, cuando en realidad son inyectados con agua o solución fisiológica”.

Cortesía / El Nacional

Un camino de retos

Durante su participación en un foro chat dirigido por la diputada Karim Vera, explicó el desafío que supone contraer la enfermedad en Venezuela, pues los pacientes se encuentran expuestos a una aventura en su intento por sobrevivir.

La travesía implica acudir a centros hospitalarios desabastecidos por la debacle de la salud pública, pagar 25 dólares diarios por una bombona de oxígeno -si la encuentran- hasta ser víctimas del consumo de medicamentos ensalzados por el régimen venezolano, como el Remdesivir, pero sin ningún aval por parte de autoridades médicas y con un costo de 250 dólares cada ampolla.

Asimismo, recibir atención profesional en sus hogares con precios entre 30, 40 y 50 dólares, pese a ser la consulta a domicilio más económica en el mundo, según Olivares. La odisea incluso comprende enfrentarse a los precios elevados de las tomografías, rayos X y ni hablar de una posible hospitalización en caso de complicaciones.

Cortesía / Jornada

El peor plan de vacunación

Le puede interesar.  Primer ministro cubano realiza visita oficial a Venezuela

“El control del coronavirus ha sido manejado de una manera irresponsable e improvisada por Nicolás Maduro”, sentencia Olivares y condena la opacidad de la información respecto al número de pruebas PCR aplicadas y la inseguridad frente a las cifras difundidas por el gobierno oficialista sobre la cantidad de positivos y fallecidos.

Además, critica la postura asumida por la administración madurista ante la donación de 21 equipos coreanos, en coordinación con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), para efectuar pruebas de antígenos, con una capacidad instalada de 300 mil análisis por día, cuyo uso es menor al 2% a fin de “mantener la mentira de una curva plana de contagios”, añadió.

El diputado por el estado Vargas enfatiza que la salud de la población debe estar por encima de cualquier diferencia ideológica. Si son necesarias conversaciones entre Juan Guaidó y Nicolás Maduro o acuerdos entre voceros opositores y un organismo internacional para lograr el arribo de vacunas al país, no debería nadie imponerse por poderíos y orgullos, primero están los venezolanos.

Cortesía / NTN24

Prensa Frontera Viva

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí