FacebookXTelegramWhatsAppMessengerPinterestEmailCopy LinkShare

Por Diego Mendoza @Diego_MenHer

La Biblioteca Nacional de Chile decidió sacar una tercera edición del libro, Obras Completas de Andrés Bello, el venezolano que se abocó a estructurar el país austral.

Andrés de Jesús María y José Bello López, llegó al país austral el 25 de junio de 1829. Había pasado 19 años en Londres, donde pasó un largo tiempo viviendo en Grafton Street, la residencia de Francisco de Miranda y donde tuvo contacto lo que probablemente fue fundamental para el resto de su vida, la voluminosa biblioteca del prócer americano.

Su primer acercamiento con la recién fundada República de Chile ocurrió a través de Antonio José de Iri­sarri, oriundo de ciudad de Guatemala, pero quien era jefe de la legación chilena en Londres, según se cuenta la Universidad de Chile en su artículo La figura de Andrés Bello.

Sería a partir de aquel momento cuando se empezó a desempeñar como secretario de la legación en 1822. Irisarri era amigo de Bernardo O’Higgins, para entonces, director supremo de Chile, y uno de los hombres a quien Miranda había influido de manera importante.

Su viaje a Chile lo decidió luego de que el gobierno lo nombró Oficial Mayor del Ministerio de Relaciones Exteriores, puesto para el que fue recomendado por su amigo, el diplomático Manuel Egaña.

Una vez en el país, Bello desempeñó una serie de importantes cargos dentro del gobierno. Su legado se ha mantenido vigente hasta la actualidad, puesto que su obra es un vivo ejemplo de civismo y aprecio por las instituciones, que, en según definición de Red Liberal Latinoamericana, es el marco normativo que rige la vida de los ciudadanos de un país.

Le puede interesar.  Jorge Rodríguez y el secuestro político más largo ocurrido en Venezuela

Al poco tiempo de llegar, en 1832, se le otorgó la nacionalidad chilena, y ya para 1833, participó activamente en la preparación de 1833, la cual ha sido la que ha estado vigente por más años en el país austral, según cuenta Juan Pablo del Campo en su artículo Legado de Andrés Bello.

Posteriormente, fue elegido como senador de la República en 1837, cargo que desempeñó hasta su muerte en 1865. Algo similar ocurrió en la Universidad de Chile, casa de estudio que fundó y de la cual fue rector el resto de su vida.

Fue el gran redactor del Código Civil de Chile, que presentó en 1855, fue aprobado dos años después, y que todavía, tras ciertas enmiendas, es en una medida importante el que rige la vida de los chilenos.

En el artículo Andrés Bello López, de la Universidad de Chile, se puede leer que Código “por su claridad, exactitud y coherencia fue fácil de aplicar. Asimismo, se adoptó en otros países hispanoamericanos. Ecuador y Colombia lo promulgaron con muy pocas modificaciones y sirvió de fuente para los códigos de otras naciones del continente”.

Sería también en este país donde redactó un Derecho romano, que es una forma de ordenamiento jurídico. Hasta entonces, no existía otro en el país, según se lee en la biografía hecha al venezolano por la Biblioteca Cervantes.

Además, desde el Senado, Bello fue una eminente figura en cuanto a legislación internacional. Citando el mencionado artículo de la Universidad de Chile, este venezolano fue:

“[..] el primer tratadista de Derecho Internacional Público en lengua española. En efecto, sus ‘Principios del Derecho de Jentes’ es la primera obra de esta calidad escrita en idioma castellano. En este libro se encuentran ya los conceptos relativos a la protección de una zona marítima exclusiva. Sobre la base de estos conceptos, Chile fue el primer país del mundo en proclamar, en 1947, su soberanía y jurisdicción sobre una zona marítima de 200 millas”.

No obstante, Bello también es considerado una de los grandes próceres del liberalismo en el país austral. En palabra de Axel Kaiser en su ensayo Los Chicago Boys y el resurgimiento de la economía liberal clásica de chile:

“Desde una perspectiva económica, su filosofía era claramente liberal clásica en la línea de la cosmovisión de Adam Smith. Durante generaciones, su Código Civil moldeó la cultura jurídica chilena y la forma en que las personas que viven en la sociedad chilena se acercaron a instituciones como la propiedad privada, la libertad de contratación y la responsabilidad individual”.

Le puede interesar.  Francisco Laguado Jayme: defensor de la libertad

Y para Juan Pablo del Campo, en su artículo ya citado anteriormente, Bello representó “una visión de paz y orden”, para un “continente que luchaba por construir estructuras sociales y políticas viables, tras el caos e incertidumbre luego del colapso del imperio español”.

FacebookXTelegramWhatsAppMessengerPinterestEmailCopy LinkShare

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí