Óscar Narro, alias “cara cortada”, ofreció una indemnización a los familiares del venezolano Orlando Abreu a quien asesinó en un mercado de Perú el pasado 24 de enero.

Narro, quien se enfrenta a una cadena perpetua o una pena mínima de 15 años, confesó haber matado al venezolano por lo que asegura se encuentra arrepentido y quiso indemnizar a la familia Abreu.

Ante la insistencia, por parte de la defensa del asesino, la hermana de Orlando, María José Abreu rechazó la oferta y declaró que “no pedimos una indemnización, sino que se haga justicia. Pedimos la pena máxima para ese criminal. Así como no se condolió con mi hermano para quitarle la vida, que la justicia peruana tampoco la tenga con él”,

“No hay dinero que devuelva la vida de mi hermano”, agregó.

El abogado de Narro explicó que el homicida no tuvo ninguna motivación para acabar con la vida del venezolano. “Él dice que estuvo en una situación de haber consumido drogas y alcohol desde un día antes y que no se acuerda de lo que ha hecho, porque él dice que, si hubiera estado sano, no lo hubiera cometido”, situación por la que pide que le den otra oportunidad.

Otra sospechosa

De acuerdo a las declaraciones de María José, días antes del crimen una mujer identificada como Manuela Guevara, quien señala de haber manifestado xenofobia contra otros venezolanos, sostuvo una discusión con su hermano.

Según explicó la venezolana, Guevara le dijo a Orlando “quiero ver a cualquier venezolano vendiendo aquí en la calle, menos a tí”, además agregó que luego de la conversación la mujer llamó a Narro para que amedrentara a su hermano.

Le puede interesar.  Trinidad y Tobago deportará a los venezolanos que ayuden a sus connacionales indocumentados

 “Siempre nos corría a los venezolanos de su cuadra. Nos decía ‘váyanse a su país’”. Ante esta situación Abreu asegura que Manuela está implicada en el asesinato de Orlando. “Ella es cómplice”.

Tras el asesinato, María José tuvo que huir de Perú porque recibió amenazas de Narro. “Me mandó videos, me amenazó”.

“Salí desesperada. Tuve que vender todas mis cosas. Quedé sola. Yo corro peligro, aún donde estoy. Estoy un poco más tranquila porque fue detenido, pero recuerda que es como una mafia; él puede mandar a gente de afuera”, agregó.

Con información de El Informador, El Pitazo y El Oriental de Monagas

Prensa Frontera Viva

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí