Por Rosalinda Hernández

Un grupo de 16 ciudadanos de los 28 que están siendo procesados por los sucesos del estado Apure, fueron trasladados a los tribunales militares del fronterizo estado Táchira, al suroeste de Venezuela. Familiares y la ONG, FundaRedes, realizaron acompañamiento a las afueras de la institución de justicia militar en donde se esperaba que el juez de la causa atendiera las solicitudes de libertad para los acusados a quienes no se les han comprobado hasta el momento la comisión de ningún delito.

Janeth Quintero, madre de Edison Yesid Quintero, un joven de 21 años que padece una enfermedad mental y que fue sacado a la fuerza por organismos de seguridad venezolanos de la finca donde laboraba como ordeñador, clamó justicia y entre lágrimas y sollozos pidió le devuelvan a su hijo que es inocente y se encuentra delicado de salud en el Centro de Procesados Militares, ubicado en la región de Santa Ana del Táchira.

Desde tempranas horas de la mañana, llegaron al Táchira procedentes de Apure, movilizados en un camión de carga, padres, madres, hermanos y otros familiares de las victimas de las detenciones arbitrarias ejecutadas en las poblaciones de La Victoria, El Ripial, La Capilla, Tres Esquinas, donde se acusa a los detenidos de ser miembros de agrupaciones irregulares.

La abogada Clara Ramírez representante de FundaRedes, precisó que los delitos señalados a los 28 venezolanos son: Ataque al centinela, rebelión, sustracción de efectos militares, acciones que la ONG, rechaza de manera contundente, así como la celebración de una audiencia preliminar en el Tribunal Militar 14 de Control que intenta incriminar a los venezolanos inocentes.

Le puede interesar.  Los tribunales militares del régimen de Maduro apuran los juicios a presos políticos en Venezuela: usan a un torturador como testigo

“Un derecho humano es ser juzgado por jueces naturales. Si soy un ciudadano civil no tengo porque ser juzgado por la jurisdicción penal militar, ni se pueden imputar delitos que son solo de ciudadanos militares, esto demuestra una violación más a los derechos de estos ciudadanos”, precisó la abogada de FundaRedes.

Pedro Julio Siabato, padre de uno de los detenidos, detenido en el sector El Ripial, aseguró la inocencia de su hijo, ·El acompañaba a su cuñada quien iba con dolores de parto a Colombia porque de este lado (Venezuela) no se consiguen medicamentos, ni nada y obligatoriamente hay que ir hasta allá para hacerse los controles médicos.

“Al regresar en una canoa lo hicieron preso, era cerca de la una de la mañana. El trabaja conmigo en la finca, vivimos de la agricultura y del ganado y vivimos ahí de toda la vida por eso le digo al juez que tenga un corazón humilde, humano, que le duelan nuestros familiares como si fuera uno de él…esos muchachos son inocentes, no deben nada a nadie y lo único que han tenido es una vida de trabajo y lucha”

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí