Por Frontera Viva

Antes de la creación de la famosa Copa de Europa, y de la Copa Intercontinental, en Venezuela se disputó la “Pequeña Copa del Mundo”, un torneo que reunía a los mejores clubes de fútbol del planeta.

El 12 de julio de 1952, en el Estadio Olímpico de la Universidad Central de Venezuela, se dio el pitazo inicial para el partido entre La Salle F.C (Venezuela) y el Real Madrid (España), juego con el que se inaugura oficialmente la “Pequeña Copa del Mundo”.

El torneo fue organizado por la empresa privada Venezuela Deportiva, auspiciado por la Federación Venezolana de Fútbol y apoyado por el Instituto Nacional de Deportes. El periodista deportivo Eliezer Pérez, cuenta en su blog personal que los partidos fueron transmitidos por Radio Cultura y Radio La Voz de la Patria.

En esta primera edición participaron también Botafogo F.R. (Brasil) y C.D. Los Millonarios (Colombia), siendo el Real Madrid el equipo en llevarse el trofeo, y único en lograrlo nuevamente en 1956.

“La Pequeña Copa del Mundo” se disputó hasta 1957, puesto que había empezado a tener problemas para la participación de los grandes equipos europeos, pues en 1955 se creó en Francia la Copa de Clubes Campeones Europeos, conocida hoy en día de manera popular como “la Champions”, y más tarde, en 1960, la FIFA creó la Copa Intercontinental de Clubes Campeones.

En el año 1963 se intentó relanzar el torneo bajo el nombre de “Trofeo Ciudad de Caracas”, pero el ambiente de inseguridad que vivía la capital venezolana echó al traste la iniciativa. El futbolista y entonces principal estrella del Real Madrid, Alfredo Di Stéfano, fue secuestrado el 24 de agosto de aquel año por miembros de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN).

Le puede interesar.  Unidad Nacional pide al régimen cesar la opresión y liberar a los presos políticos

Di Stefano, quien para la época gozaba de fama mundial, estuvo secuestrado durante tres días. Alfredo Relaño, periodista español de deportes, contó a la BBC Mundo que el astro argentino le había relatado que, tras su liberación, cuando debió dar declaraciones a la prensa, estaba muy nervioso, porque se percató de que dos de los secuestradores hacían parte del grupo de policías que custodiaban el lugar.

Este episodio hizo que perdiera prestigio el intento por hacer de Venezuela un escenario protagónico del fútbol mundial. Quedando para la historia la “Pequeña Copa del Mundo”, antecesora de los actuales grandes campeonatos de clubes de fútbol a nivel mundial.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí