Se cumplen tres semanas desde que la Primera Ministra de Nueva Zelanda Jacinda Ardern, decretará en todo el país estado de emergencia en su máximo nivel (Nivel 4) por el Covid-19, esto significa que el país estará en cuarentena al menos por 4 semanas, decisión que busca disminuir el riesgo de contagio por la enfermedad.

Ardern tuvo un mensaje claro “quédate en casa y salva vidas”, a su vez dio a conocer las medidas a considerar durante este período: todo aquello que no corresponde a servicios esenciales estará cerrado, sin embargo, supermercados, farmacias, centros médicos, hospitales, bancos y estaciones de servicios estarán abiertos durante la contingencia. 

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Screenshot_20200406-104123.jpg
Las calles de Plymouth lucen vacías (Foto Ivanna Molina)

A la fecha según el Ministerio de Salud del país, el número de personas testeadas ha sido 48.918, dando como resultado 1,115 contagiados de los cuales 156 casos se han recuperados y ha habido dos decesos.

Según información registrada por el Sistema de Vigilancia de Salud Pública, el 45% de estos casos son personas que viajaron al extranjero, un 36% personas que estuvieron en contacto con una persona contagiada, otro 18% se encuentra bajo investigación y el 1% restante fue mediante la transmisión comunitaria.

La noticia sobre el lockdown ocasionó que los días previos al inicio del mismo, salieran las personas a hacer compras nerviosas en los diferentes supermercados, ocasionando el desabastecimiento de algunos productos, por su parte voceros de las diferentes cadenas de supermercados dieron a conocer las nuevas políticas como: limitar el número de personas por familias y la cantidad productos, otro punto importante es mantener la distancia social, además de no aceptar efectivo y todos los pagos deben hacerse a través de tarjetas para evitar el menor contacto entre un trabajador y un cliente, según el comunicado estas medidas son para “mantener las tiendas, sus trabajadores y sus clientes seguros”.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Screenshot_20200406-104129.jpg
Nueva Zelanda en nivel cuatro registra un solo fallecido

Al igual que en muchos otros países, los trabajos se trasladaron a las casas, y tanto el internet como la tecnología han sido la mejor herramienta para muchas empresas, pues se puede continuar la jornada laboral e incluso realizar reuniones, no obstante, este sector ha tenido que tomar diversas medidas para poder sobrellevar la batalla económica que también se debe librar. Entre las medidas se encuentran la reducción de personal, la disminución de salario y que los empleados tomen sus días libres acumulados o vacaciones. 

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Screenshot_20200406-104105.jpg
Ivanna Molina, periodista venezolana, autora de esta nota

Para todas aquellas personas que trabajan en los servicios no esenciales y que cerraron por la cuarentena, el gobierno neozelandés aprobó un subsidio para garantizar el pago del salario durante la peripecia del Covid-19.

Le puede interesar.  Viróloga que huyó de China asegura que el COVID-19 no procede de la naturaleza ni salió del mercado de Wuhan

El gobierno ha sido enfático a la hora de dar a conocer que esta permitido durante la cuarentena, el Director General de Salud  Ashely Bloomfield afirmó que “la mejor vía para estar seguros del éxito de la cuarentena es que cada uno juegue su parte, esto significa quedarse en casa, mantener la distancia física cuando estés fuera de casa y lavar tus manos”, tanto Bloomfield, como la Policía de Nueva Zelanda y el gobierno en general insisten que los neozelandeses y personas que residen en el país deben cumplir con las medidas tomadas, como lo son: permanecer en casa el mayor tiempo posible, excepto para dar una caminata corta o para salir a comprar artículos de primera necesidad manteniendo distancia de al menos 2 metros, hacer ejercicios en un lugar abierto que desde tu casa tengas acceso, 

Actividades de recreación como nadar, surfear, ir de cacería, y cualquier otra actividad que exponga a los participantes a sufrir peligro y que amerite el servicio de rescate están prohibidas. 

Por ahora las calles de Aotearoa “la tierra de la gran nube blanca” como se le conoce a Nueva Zelanda en maorí, están vacías, las personas van luciendo tapabocas y guantes de látex como un accesorio para prevenir cualquier tipo de contagio, los gritos de los niños jugando en los patios se escuchan en la distancia, muchos estamos aprendiendo nuevos oficios, otros tantos detenidos meditando en compañía de los atardeceres, y mientras tanto la batalla contra el Covid-19 se seguirá librando, pero cuando todo esto pase veremos que el mundo ha cambiado y nosotros también. 

Ivanna Molina  New Plymouth- Nueva Zelanda

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí