El periodista venezolano especializado en criminalística, Javier Ignacio Mayorca, denunció que Carmen Meléndez fue una de las precursoras de las políticas de las llamadas «Zonas de Paz».

Esos espacios, áreas liberadas para la delincuencia, han sido la punta de lanza de la política de seguridad del régimen de Nicolás Maduro.

También, hasta esas «Zonas de Paz» se rastrea el origen de las llamadas «megabandas», poderosas organizaciones criminales que controlan amplios territorios en las principales ciudades de Venezuela y en la zona del Arco Minero del Orinoco.

Meléndez, destacó el periodista, «impulsó el Movimiento por la Paz y la Vida, a través del que fue adelantada en programa de las Zonas de Paz que fortaleció la presencia de las bandas criminales.

Un año después de la aplicación de esa apolítica de tolerancia a la delincuencia, el portal Insight Crime reportaba el incremento exponencial de los delitos en las zonas liberadas.

Las zonas de paz, se reportaba entonces, se habían «convertido en refugios seguros para los criminales» y a menudo se ven invadidas por la violencia.

En el estado de Miranda, donde se encuentra el área metropolitana de Caracas y el mayor número de zonas de paz, la tasa de homicidios al interior de las zonas en el año 2014 fue de 105 por 100.000 habitantes.

Ministra de los «colectivos» armados chavistas

El primer nombramiento de Meléndez estuvo rodeado de mucha polémica. A la ex Almirante se le encomendó el cargo de ministra de Interior, Justicia y Paz luego de un extraño incidente.

En un confuso evento, fuerzas de seguridad chavistas, en específico funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC), dieron de baja a integrantes del colectivo paramilitar pro chavista «5 de Marzo».

Le puede interesar.  Josep Borrell: “La situación de Venezuela es insostenible”

Ese colectivo paramilitar pro chavista había exigido la renuncia de Rodríguez Torres y planeaba una manifestación frente a la Fiscalía del país el 23 de octubre de 2014. La protesta fue cancelada en el último minuto, y al día siguiente Maduro anunciaba el nombramiento de Meléndez que entonces era ministra de Defensa.

En ese momento, varios analistas apuntaron el hecho de que detrás de hubo negociaciones que se mantienen en secreto.

Lo cierto es que Meléndez no perdió tiempo en purgar al CICPC y despidió inmediatamente a toda la dirección administrativa de la agencia, en un claro gesto de apaciguar la ira del colectivo paramilitar.

Maduro prometió ese año iniciar una reforma policial y encargó a Meléndez la tarea de “revolucionar” la policía. Seis años después, los cuerpos policiales chavistas son quizá los más asesinos del planeta.

Hasta el 15 de agosto de 2020 se habían cometido en Venezuela 1650 ejecuciones extrajudiciales, de acuerdo con cifras de la ONG Proiuris, institución dedicada a la defensa de los Derechos Humanos. Eso equivalía a 8 muertes cada día, es decir, una masacre cada 24 horas.

Meléndez ha mantenido una relación fluida y cercana con los colectivos paramilitares chavistas.

El año pasado, como gobernadora del estado venezolano de Lara (cargo que ocupó hasta el día de ayer) protegió a individuos pertenecientes a varios colectivos armados, denominados “Resistencia Revolucionaria” detenidos infraganti mientras robaban celulares y amenazaban a quienes participaron en la marcha convocada por presidente interino, Juan Guaidó, en mayo de 2019.

Carmen Meléndez también participó en el entrenamiento de civiles en el uso de armamento de guerra, formación previa para la conformación de llamadas «cuadrillas de paz» que constituyen otros grupos paramilitares.

Le puede interesar.  Concurso de máscaras marca el inicio del Carnaval de la Frontera

Primer Informe

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí