“Queremos luz”, el grito de los sanantonienses

Las instalaciones de Corpoelec, ubicadas en el barrio Rafael Urdaneta, estuvieron custodiadas por efectivos de la GNB

Por Jonathan Maldonado

“Queremos luz”, vociferando esta consignada, ciudadanos de diversas comunidades de San Antonio del Táchira, emprendieron este jueves una marcha desde la plaza Miranda, hasta la sede de Corpoelec, en el barrio Rafael Urdaneta.

Parte de las avenidas Primero de Mayo y Venezuela, fueron transitadas por el grupo de aproximadamente 50 personas, quienes aprovechaban el momento para invitar a los curiosos que se acercaban a mirar. “¿Amigo, usted también sufre los apagones?”, era la pregunta que soltaban algunos dirigentes vecinales.  Ante un “sí” como respuesta, remataban con un “entonces, qué espera, únanse”.

La marcha partió de la Plaza Miranda

José Peña, líder comunitario y dirigente de Acción Democrática (AD), señaló que los vecinos ya están cansados de que los cortes, en algunos sectores, se extiendan hasta por 24 horas. “Esto afecta la vida cotidiana y a los más pequeños de la casa, ya que en muchas ocasiones no hay cómo prepararles la comida para mandarlos a las escuelas, debido a que las familias dependen ahora es de una cocina eléctrica”, dijo.

Peña, uno de los tres líderes amedrentados en la frontera con mensajes en las fachadas de sus casas, lamentó que “nadie tenga una respuesta ante tan grave escenario. La comida se daña y nadie nos repone ese mercado. La idea es proponer y ponernos a la orden para colaborar si necesitan de nuestra ayuda”, recalcó.

Durante el recorrido de la marcha, que duró aproximadamente una hora, los vecinos elevaron contantemente sus insatisfacciones y dejaron por sentado sus intenciones de seguir reclamando sus derechos. Miriam Corona, residente de la Villa Heroica, repudió la falta de respuesta ante los reiterados problemas de las comunidades.

La marcha recorrió las principales calles y avenidas

“Estamos sin agua, sin luz, sin gas”, enumeró la quincuagenaria mientras hacía énfasis en el panorama de la nación. “No tenemos nada, no aguantamos más. Los más pequeños y los ancianos son los que más sufren”, apuntó.

Le puede interesar.  Denunciarán ante organismos internacionales irregularidades para adquirir el pasaporte venezolano

Octogenaria manifiesta su inconformidad

Con 80 años, Victoria Pérez no titubeó en marchar este jueves. Iba al mismo ritmo de los demás y clamaba, con la misma fuerza, una solución a la lista de problemas, en especial la electricidad. “Ya estoy ciega de tanto cocinar con leña”, aseveró.

Víctoria Pérez, habitante de 80 años

Y es que ante la carencia de gas, muchos han optado por comprar cocinas eléctricas, alternativa que se torna inviable frente a los prolongados y constantes cortes de electricidad. “Por eso vine, para pedir que no quiten la luz”, añadió Pérez.

Personal de Corpoelec escuchó las denuncias

Una vez la ciudadanía arribó a la sede, un grupo de efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) resguardaba la fachada de la institución. De inmediato, los voceros de las comunidades explicaron los motivos de la protesta. “La comunidad organizada, que sufre los excesivos cortes de luz, manifestamos nuestra inconformidad con lo que está pasando”, señalaron.

“Queremos que nos expliquen el por qué a algunos le quitan la luz y a otras comunidades, no. Queremos conocer los motivos. Aquí venimos a aportar ideas, no a acabar con nada”, prosiguieron ante lo que calificaron como una discriminación.

Personal de Corpoelec recibió el documento

Víctor Contreras, jefe de división de la zona de frontera en Corpoelec, aseguró que este centro de servicio lo que “hace es atender fallas y averías. Nosotros no controlamos las restricciones operativas, eso se coordina es en San Cristóbal”, acotó mientras algunos residentes se mostraban escépticos.

Tras las conversaciones, los ciudadanos entregaron un documento, con más de mil firmas, en el que expusieron sus denuncias.

La GNB también intervino en la conversación

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí