El aventurero digital

Bariloche está ubicado en una de las zonas de espectaculares panorámicas de los Lagos de Argentina. Ofrece la posibilidad de realizar un sinnúmero de actividades durante todo el año. Hay mucho para hacer y recorrer: playas, ríos, bosques, estepa, deportes de aventura, caminar o, simplemente, contemplar sus sublimes paisajes. En cualquier caso, se disfruta de su aire puro.

En la estepa patagónica de Bariloche, el cielo y la tierra se ponen de acuerdo para unirse en un solo gran espectáculo. Hermosos cerros y mesetas con amaneceres y atardeceres cuyos colores se quedan grabados en la memoria para siempre. Una extensión enorme que ofrece la posibilidad de vivir un día lleno de aventuras: stand up rafting, flotadas, cabalgatas, caminatas, paseos en bicicleta, pesca, ¡e incluso avistaje de aves!

En estos parajes, en donde el aire parece el más puro del mundo, podremos asombrarnos con el majestuoso vuelo del gran cóndor. También se pueden ver manadas de guanacos, animales gráciles y hermosos de suave pelaje marrón y blanco. Para descansar de tanta inmensidad, nada mejor que tenderse a orillas del río Limay o el Ñirihuau, o a la sombra de un cañadón. Quien realice una excursión, podrá disfrutar de un delicioso asado en alguna de las bellísimas estancias de la zona.

Es un paseo obligado la inmensidad de los lagos y playas de Bariloche, que esconden muchos secretos que vale la pena develar. Solo por citar algunos preciosos, está el Lago Guillelmo, ubicado a 35 kilómetros del centro de Bariloche yendo por la ruta 40 sur. Está en las cercanías de Villa Mascardi, un poblado eminentemente turístico, no muy lejano a la ciudad de San Carlos de Bariloche. Es una buena opción para pasar el día, acampar o intentar suerte con la pesca. A orillas de este lago de origen glaciar se puede acampar en la zona de camping libre o en el camping Las Carpitas, ubicado entre los lagos Mascardi y Guillelmo. También es ámbito ideal para la pesca deportiva de grandes truchas, de hasta 1.5 kg.

Otro es el Lago Mascardi. Es un lago espejo de agua navegable con forma de V, ideal para pescar y navegar. Se encuentra dentro del Parque Nacional Nahuel Huapi y tiene numerosos lugares para acampar y hacer pícnic. Entre las especies de salmónidos que se pueden encontrar están Fontinalis, Arco Iris y Marrones, con un promedio de 1 a 1,5 kg, aunque es posible la captura de ejemplares de más de 3 kg.

Uno de los más visitados es El Nahuel Huapi, un lago de origen glaciar, de allí sus aguas de intenso azul cristalino. Posee una superficie de 557 km² y se sitúa a una altitud de unos 700 metros sobre el nivel del mar. Se destaca por su profundidad y sus siete ramificaciones o brazos: Campanario, de la Tristeza, Blest, Machete, del Rincón, Última Esperanza y Huemul. Su intenso color azul, sus islas y el paisaje que lo rodea, lo convierten en uno de los lugares más atractivos de la Patagonia.

A lo largo de las costas de este Parque Nacional se pueden encontrar playas de diferentes tipos, con oferta de diversas de actividades. Las playas que debe conocer el turista aquí son: Playa del Centenario, una de las más extensas y concurridas, ubicada en la entrada de Bariloche, a metros de la desembocadura del río Ñireco y cerca de la estación de ómnibus. Allí se practica windsurf y kitesurf, entre otros deportes; Playa del Centro, que se encuentra frente al Centro Cívico, en la zona céntrica de la ciudad. Cuenta con una torre de vigía para los guardavidas, completamente equipada para emergencias. Esta torre está rodeada por una terraza con reposeras, bancos y una plaza saludable; Melipal, la cual se encuentra en el kilómetro 4 de la Av. Bustillo. El punto de referencia de la bajada al lago es una estación de servicio y un supermercado local. Es una playa muy pintoresca, con rocas ideales para que los niños se diviertan trepando; Playa Bonita, que se encuentra en el kilómetro 8 de la Av. Bustillo. Es una playa relativamente larga y de piedras pequeñas. Cuenta en sus cercanías con bares, restaurantes y kioscos. Hay prestadores de servicio para alquilar equipos y practicar buceo y kayak. Desde la costa se ven las islas Huemul, Gallina y Victoria; Playa Serena, ubicada en el kilómetro 12 de la Av. Bustillo. Es pequeña, muy bonita, bien tranquila y familiar. Se trata de una bahía con arena fina. El agua es un poco más cálida, lo que la hace perfecta para los más chicos; y finalmente Villa Tacul, que se encuentra en el kilómetro 29 del camino Circuito Chico, pasando el Hotel Llao Llao. Se trata de una playa rodeada de bosque, con aguas tranquilas, aunque un poco más frías que las anteriores. Estos lugares son una buena oportunidad para educar y dar el ejemplo a los más pequeños.

Le puede interesar.  Inglaterra: Después del 10 de julio menos personas tendrán que cumplir con la cuarentena

Los cerros de Bariloche son los guardianes de la ciudad, y uno de los destinos turísticos más visitados de la Argentina y del continente. La rodean, la protegen y le brindan un paisaje sublime y acogedor. El viandante tiene un amplio espectro para disfrutar de estas montañas. Aquí describimos los más visitados.

Cerro Tronador, es uno de los glaciares más imponentes. Se encuentra en la zona sur de la cordillera de los Andes, en la frontera entre Argentina y Chile. Separa dos parques nacionales: el Nahuel Huapi, en las provincias de Río Negro y Neuquén, Argentina, y el Vicente Pérez Rosales, en la provincia de Llanquihue, Chile. El nombre del cerro se debe al ruido que se produce por los frecuentes desprendimientos de hielo en los glaciares, similar al de los truenos. Su altura es de 3554 metros sobre el nivel del mar y se destaca entre los macizos montañosos del Parque Nacional Nahuel Huapi. El Tronador posee un total de siete glaciares, los cuales se encuentran actualmente en remisión a causa del calentamiento global. El Cerro Tronador es el más alto en los alrededores de Bariloche. En el camino el turista encontrará miradores para disfrutar de las imponentes vistas que ofrecen los cerros Bonete y Cresta de Gallo. Es una zona de excepcional belleza, visitada cada año por los amantes de la montaña, la escalada. Al llegar al río Manso (un río que nace en la cima del Tronador y que va cambiando de color a lo largo de su recorrido), el viajero se puede detener en el puente Los Rápidos para observar a las truchas nadando apresuradas en el agua cristalina. Si la suerte acompaña, también es posible ver algún martín pescador. La ruta continúa a través de un sinuoso camino, ascendiendo hasta alcanzar el punto de máxima altura de todo el recorrido. Desde allí se observa el valle del río Manso superior en casi toda su extensión, con su curso serpenteante y de aguas color verdoso. Siguiendo hasta Pampa Linda, el turista encuentra un bello lugar donde hay servicios de alojamiento y gastronomía. Desde aquí se emprende camino hasta la base del cerro, donde existe una cálida confitería y desde allí se pueden observar otros glaciares del Tronador. Después se prosigue al último mirador del recorrido, el Ventisquero Negro, un glaciar que desciende desde el Tronador y que se destaca por su color oscuro. De regreso se puede tomar el desvío del camino que llega a la cascada Los Alerces, para contemplar esta caída de agua de 30 metros de altura;

Le puede interesar.  El candidato opositor de izquierda Alberto Fernández dice que “Argentina escuchó el mensaje”

Cerro López está ubicado en el Circuito Chico. A sus pies se encuentra el pueblo Colonia Suiza hacia el este y los lagos Moreno y Nahuel Huapi hacia el norte y noroeste, respectivamente. Tiene una altura de 2075 metros sobre el nivel del mar. Posee una picada, o sendero, por la cual, en sólo tres horas de caminata, se llega al refugio López donde se encuentra un excelente lugar con todo lo necesario para pernoctar. Al pie del cerro se pueden contratar cabalgatas y canopy. Esta última es una actividad que ya se ha convertido en un clásico de la ciudad, ideal para disfrutar junto a toda la familia o amigos. La aventura permite volar entre plataformas de gran altura sobre un espectacular bosque, con guías especializados y equipos que garantizan la total seguridad de la experiencia. El Cerro López también ofrece la posibilidad de una excursión increíble con la cual se puede llegar a tres refugios de montaña: el López, el Roca Negra y el Extremo Encantado. El ascenso hacia cualquiera de estos comienza en la base del cerro con una fantástica travesía 4×4 por un escarpado camino de montaña, entre el bosque de coihues centenarios y altas lengas. Las curvas del camino son miradores naturales que dan a la inmensidad del gran Parque Nacional Nahuel Huapi, con vista a los más increíbles lagos, islas y montañas, ideales para sacar las mejores fotos. Después es posible seguir a pie. Si el excursionista escoge esta opción, va a aventurarse a través del bosque y la montaña, en una caminata de baja a media dificultad. Y en invierno, la andanza continúa con raquetas de nieve.

Cerro Catedral es el centro de esquí más grande del hemisferio sur (1200 hectáreas esquiables) y ofrece una amplia infraestructura de servicios para la práctica de deportes invernales. Allí la diversión es todo el año y cuenta con 34 medios de elevación (entre aerosillas, telecabinas y medios de arrastre), facilitando el ascenso de 29 mil personas por hora.  Hay una villa al pie de la montaña con más de 7 mil camas, un amplio abanico de opciones gastronómicas y una gran variedad de locales comerciales. En invierno se encuentra todo lo necesario para la práctica de esquí y snowboard: desde alquileres de equipo hasta escuelas preparadas para enseñar en todos los niveles. En verano se puede practicar múltiples actividades de aventura para toda la familia, escalada, trekking, tirolesa y magic donas. La mirada se deleita con hermosas vistas, gastronomía y un área de ruedas sin motor. Además, se puede gozar de diferentes eventos de descenso en Mountain Bike y otros deportes.

Así es Bariloche, que la naturaleza diseñó a semejanza de un pueblo alpino, repleto de entornos, vistas y chalets estilo casita de chocolate.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí