Carlos Berrizbeitia, diputado en la Asamblea Nacional.

Para el diputado en la Asamblea Nacional Carlos Berrizbeitia afirmó que el proceso de negociación sirvió para ratificarle a la comunidad europea que el usurpador de Maduro “no quiere una salida democrática, constitucional y pacífica del poder aunque busca desesperadamente ser aprobado ante el mundo”

«Nosotros estábamos claros en que no se podía confiar en el régimen. Al final, quien quedó contra la pared y desnudo ante la comunidad internacional y ante la posibilidad de una salida negociada para un cambio, fue Maduro y su entorno», manifestó.

En agosto, el gobernante chavista suspendió la negociación emprendida en mayo con mediación de Noruega debido a las sanciones impuestas por Estados Unidos.

A principios de este mes, Maduro puso como condición para retomar el proceso que el presidente interino Juan Guaidó rectificara en su supuesta intención de entregar el Esequibo. Sin embargo, no se pudo llegar a un consenso y la noche de este domingo el mandatario encargado anunció la suspensión definitiva de la negociación.

Pese a que ya han pasado cuatros meses desde que se inició este proceso y finalizó sin un acuerdo, Berrizbeitia considera que este no fue un tiempo perdido: «Lo veo como un round en donde quien tiró la toalla fue el chavismo».

Una fase con salida incierta

El también secretario del partido Proyecto Venezuela indicó que se ha entrado en «una fase donde la salida es mucho más incierta». Esto, tras «la negación del régimen de dejar el poder para ir a unas elecciones transparentes y abiertas».

Esta nueva etapa, explicó, depende de la comunidad internacional. Implica «momentos de muchísima peligrosidad y dificultad para la salida de esta fuerte crisis a la que nos llevó el régimen», señaló.

Entre las acciones que trae esta fase, resaltó la aprobación del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca. Será discutido por los cancilleres de los países firmantes.

Además, Berrizbeitia señaló que esta etapa también dependerá de medidas de presión como las que han adoptado países como Estados Unidos.

«El régimen se va a aislar más de la parte democrática. Ojalá que Nicolás Maduro entienda que la salida de Venezuela no puede ser violenta», expresó.

Mencionó que la cúpula gobernante, «como otras dictaduras en el mundo cuando no tienen razón», busca acciones bélicas contra el gobierno de Colombia, por lo que lo reta con entrenamientos militares en la frontera.

«Vendrán días más difíciles para el país y para la familia venezolana que está pasando tanto trabajo. Ahora debemos estar más unidos, tener muchísima calma en la estrategia y darle la confianza al presidente Guaidó como líder de esta etapa política», enfatizó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí