El puente internacional Simón Bolívar luce cada vez más abarrotado de ciudadanos ingresando al hermano país. A tempranas horas de la mañana, el río de gente empieza a desfilar desde la avenida Venezuela, en San Antonio del Táchira, hasta La Parada, zona comercial de la nación neogranadina.

“Lo pasamos por la trocha, con su niño o solo”,  gritan jóvenes cerca de la aduana venezolana con la intención de ganar un cliente. Son pocos los que se acercan a preguntar, sobre todo quienes no cuentan con pasaporte o con su carnet fronterizo, este último documento permitido solo para pasar a Cúcuta, en Norte de Santander.

Esas voces rodean las colas que se van generando debido a los obstáculos que coloca la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), en algunos tramos que conectan con el puente. Los puntos de control se ven atestados a toda hora. Funcionarios de migración en Venezuela y Colombia solicitan la documentación exigida.

“San Cristóbal”, “terminal de San Antonio”, se escuchaba del lado venezolano, mientras Lisbeth Gamboa caminaba a toda prisa para cruzar a Colombia. “Voy a comprar unas medicinas y debo estar antes de las 2:00 p.m. en San Cristóbal. Tengo compromisos qué cumplir. Espero llegar a tiempo”, dijo en un tono que iba al ritmo de sus pasos.

Gamboa se perdió entre la muchedumbre. “Lo siento, debo apurarme”, soltó antes de escabullirse.  Las ofertas seguían escuchándose sobre el puente. “Patrón, te ayudo con la maleta”, le proponía un joven venezolano, cuya edad no sobrepasa los 20 años, a un transeúnte algo atareado con sus bolsas. Su posible cliente, visiblemente cansado, siguió de largo sin hacer caso a la oferta.

“Vengo de Caracas. Llevo dos días en la frontera y me estoy quedando en casa de una amiga”,  aseguró Mireya Vivas, quien se dirigía a Cúcuta para comprar algunos alimentos que guardará en su maleta para su regreso a la capital. “Dios mediante, el sábado estoy saliendo para mi casa. Aspiro llegar el domingo en la mañana”,  recalcó.

“En Caracas la situación va de mal en peor. Yo tengo la esperanza de que las cosas cambien, me niego a migrar. Ya se ha ido mucha gente. Además, a mi edad, quién me va a emplear”, precisó la dama, de 54 años.

De acuerdo con la dirección de Migración Colombia, la circulación de venezolanos se ha incrementado en los últimos días por las medidas de militarización en la frontera, ordenadas por el gobierno de Nicolás Maduro.

Bolívar a 0.18 en La Parada

En La Parada, el flujo de venezolanos no cesa. Tanto en la mañana como en la tarde y ya cayendo la noche, sus calles, comercios y casas de cambio se hallan colmadas de venezolanos.

Ayer, en la mayoría de los establecimientos, el bolívar se cotizó en 0.18 para la venta, mientras que para la compra se registró en 0.16.

El dólar, por su parte, presentó variaciones para la compra: el billete de $100 a 3.160, el de 50 a 3.150, el de 20 a 3.140 y los de 10 y 5 a 3.100.

Para la venta, el dólar también registró variaciones de acuerdo con el tipo de billete: los de $100 y 50 a 3.180, el de 20 a 3.170 y los de 10 y 5 a 3.140.

Corresponsal: Jonathan Maldonado. / Foto cabecera: Mauricio Dueñas Castañeda / EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí