A dos semanas de las elecciones, los dos principales candidatos a la Gobernación del Norte de Santander no tienen definida una estrategia regional que les permita abordar el tema de la migración forzosa venezolana, los caminantes y la presión sobre sus sistemas de salud y educación según lo refleja la revisión de sus respectivos programas de gobierno en el caso de resultar electos.

Es que tanto Juan  Carlos García-Herreros como Silvano Serrano apenas hacen, en el mejor de los casos, una mención diagnóstica del tema migratorio a pesar de ser este uno de los principales asuntos de la agenda pública regional y uno de los principales problemas para los ciudadanos de su Departamento y Municipios.

La consulta de estos planes de gobierno, el de García-Herrero de 24 páginas y el de Serrano de 46, parece indicar que ambos candidatos, en el caso de llegar a la Gobernación, poco o nada tienen que proponer sobre este tema y esperaran la ejecución de una política sobre el mismo desde el Ejecutivo Nacional. Una gestión reactiva en el tema migratorio más que de propuestas.

El Pacto Regional por el Desarrollo Económico y Social del Norte, del candidato del Centro Democrático y otras fuerzas, García-Herreros, se concentra en el diagnóstico del tema migratorio indicando que “…frente al fenómeno fronterizo actual con Venezuela, la movilidad de los flujos migratorios merece especial atención debido al incremento en la demanda de servicios de educación, salud, vivienda y trabajo”

Recuerda el documento la seria afectación que ha sufrido el Producto Interno Bruto Regional por el deterioro del intercambio comercial formal desde al año 2006, que era de 7 mil millones de dólares de los cuales 1 mil millones aportaba la economía nortesantanderiana, el retiro de Venezuela de la CAN y la crisis económica interna de Venezuela. En ése momento Venezuela representaba el 95% de las exportaciones del departamento.

Reconoce el impacto social de la migración forzosa en los últimos años en donde “se ha observado un tránsito donde miles de personas han traído consigo situaciones de desorden social, pero al mismo tiempo, oportunidades no aprovechadas que podrían contribuir a cambiar y mejorar el actual panorama regional”.

Indica que la presión de este flujo migratorio durante los últimos dos años, ha traído como consecuencia un fenómeno de xenofobia producto de la falta de recursos económicos e institucionales para atender a esta población. El mismo programa de Gobierno expone que, solamente para el año 2018, la ciudad de Cúcuta recibió 69,2 millones de dólares en remesas de venezolanos en el exterior a sus familiares.

Señala el candidato a Gobernador del Norte de Santander que los 86 mil venezolanos residenciados en este territorio demandan  servicios de salud a través de consultas médicas y suministro de medicamentos lo que ha originado una deuda de 30 mil millones de pesos solamente el Hospital Erasmo Meoz, el principal de la ciudad de Cúcuta.

Sin embargo, a pesar de las menciones al tema migratorio, haciendo énfasis en el tema de la atención de salud, el programa no indica nada sobre estrategias, programas o acciones para abordar uno de los principales temas de la agenda de opinión pública regional.

Nada en la otra orilla

El programa de gobierno del candidato del partido conservador y otras fuerzas políticas, Silvano Serrano, tampoco ofrece claridad sobre el enfoque que daría su gestión, en el caso de ser electo, al tema de la migración forzosa venezolana.

Silvano Serrano
Silvano Serrano

Serrano indica que su estrategia se fundamenta en ocho sectores para el desarrollo de la región: Emprendimiento, Educación, Desarrollo Económico, Medio Ambiente y Sostenibilidad, Desarrollo del Agro, Infraestructura para la Competitividad, Salud y su Impacto en Norte de Santander y Desarrollo Territorial.

Pide “oportunidades para la frontera” donde privilegia las fronteras con otros departamentos colombianos como Boyacá, Santander y César. Reconoce la otra frontera: la internacional con Venezuela, compartida por diez municipios del departamento, una Venezuela que, a su juicio, por razones políticas, ha afectado negativamente al departamento.

“La mirada nacional e internacional se ha volcado hacia esta zona colombiana, pero a la fecha no se observan políticas públicas eficaces y eficientes para el desarrollo sostenible de esta región fronteriza y para la contingencia ante los problemas de relaciones internacionales que se presentan”.

Sin embargo en su programa de gobierno Serrano tampoco propone esas políticas públicas aunque reconoce que esta frontera binacional “tiene potencialidades económicas que han dejado de explorarse y explotarse por los actores involucrados”

Sobre el tema de la migración venezolana habla de articular una “política de integración y desarrollo fronterizo” y anuncia una Política Integral Departamental de Migración denominada “Ruta del migrante” que se queda en un enunciado: “la sinergia de entidades internacionales, nacionales y territoriales para la identificación de las necesidades y/o problemas más apremiantes del Departamento con proyección a mitigar la causa principal de los mismos”. Como se observa en esta revisión del programa de gobierno de los dos principales candidatos a la gobernación en el Norte de Santander, a pesar de ser el tema de la migración venezolana un tema de relevancia para los ciudadanos de este departamento, no existe un plan, una acción definida para un enfoque regional productivo y creativo sobre el tema del migrante venezolano y el retornado colombiano.

Por: Alans Peralta

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí