Más de dos minutos puede durar el carro estacionado en plena vía

Ciudadanos lamentan la nula acción de las autoridades para evitar que el desorden se siga extendiendo

Jonathan Maldonado

La anarquía cada día gana más terreno en las calles y carreras adyacentes a la avenida Venezuela en San Antonio del Táchira. En esas vías, los embotellamientos y las colas son provocados por las acciones indebidas de algunos conductores y vendedores informales.

A cada momento, los carros por puesto se estacionan en la mitad de la vía para cargar clientes y montar la mercancía que estas personas traen de Colombia. La acción puede durar hasta dos minutos, incluso más. Las cornetas de los autos develan el inconformismo de quienes se ven en la obligación de esperar para poder avanzar y llegar a su destino.

“En estas calles no hay autoridades, cada quien actúa de acuerdo con sus intereses, sin importar a quien está perjudicando”, aseguró Estela Mora mientras observaba a un conductor estacionando su carro en plena vía para cargar pasajeros con bultos.  “Esto pasa a toda hora y nadie dice nada”,  lamentó.

La anarquía se apodera a las vías cercanas a la avenida

Mora también denunció el hecho de que algunas aceras estén atestadas de vendedores informales. Han creado unos puestos que ya “parecen locales formales”, ironizó. “Los afectados también somos los peatones, quienes tenemos que bajarnos a la calle para poder caminar, y con el riesgo de que un carro no estropee”, manifestó con preocupación.

Estas quejas son comunes en los habitantes de la frontera, quienes son conscientes de que todos andan en el rebusque, pero piden mantener las mínimas normas de convivencia para evitar que el caos arrope a la ciudad. “Tenemos derecho a trabajar, más no a actuar de forma imprudente”, señaló Julio Durán, habitante del barrio Lagunitas.

Desechos por doquier

El escenario con la basura también se agrava. Persisten denuncias de que, muchas personas, por los retrasos que presentan los camiones recolectores, optan por salir en las noches, con las bolsas de desechos en mano, lanzándolas en cualquier calle y acera.

La desidia aumenta en San Antonio. Foto cortesía

Recientemente, los alumnos de la escuela Juan de Dios Muñoz, ubicada en el casco central de la ciudad,  habían salido de sus aulas, junto a sus profesores, para limpiar los alrededores de la institución. Pocas horas después, la zona despejada volvió a verse inundada de desechos.

Frente a este escenario, representantes y profesores encienden las alarmas, pues la desidia continúa expandiéndose sin que haya un freno.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí