Prensa Frontera Viva

Parte I: El candidato

Carlos Andrés Pérez, candidato de Acción Democrática (AD), con un total de 3.879.024 votos, lo equivalente al 52,91% de la población electora, se convierte aquel cuatro de diciembre de 1988 en presidente de la república para el periodo correspondiente al lapso dos de febrero de 1989 a dos de febrero de 1994. Sería el séptimo presidente de la era democrática iniciada en 1959, y el primero en haber conseguido ser nuevamente electo tras su mandato de 1974 – 1979.

Por detrás suyo en el proceso electoral quedó Eduardo Fernández, candidato del Comité de Organización Política Electoral Independiente (COPEI), con 2.963.0015 votos, es decir, el 43,26%. En las elecciones al Congreso de la República que se celebraban a la par, AD logró 97 escaños de los 291 que componían la Cámara de Diputados, y 22 escaños de los 46 que componían el Senado. Esto quería decir que el recién electo presidente no contaba con mayoría absoluta dentro del epicentro del poder legislativo.

Antecedentes

Durante la administración de Jaime Lusinchi, la cual fue predecesora de la administración de Pérez, se desarrollaron ciertas políticas, como destacan Alexandra Toro y Vanessa Zabala en su obra: Golpes y juicios a un sistema en crisis: treinta y seis años de historia en Venezuela. Que condujeron al país a tener serios problemas socioeconómicos a los que Carlos Andrés Pérez debió hacer frente. Con las reservas internacionales en descenso, pasando de los 13.750 millones de dólares en 1985, a los 6.671 millones a finales de 1988, y una inflación promedio de 20,2 puntos en el área metropolitana de Caracas, según datos del Banco Central de Venezuela (BCV), el nuevo jefe de estado llegaba al cargo con la propuesta de corregir los errores del pasado y encauzar al país a un nuevo sistema que le garantiza la prosperidad.

Le puede interesar.  La caída de Trump…

El primer gran reto que enfrentó Carlos Andrés Pérez antes de salir triunfante en la contienda electoral, fue a nivel interno de su partido, donde debió reunir los simpatizantes necesarios para ganar la candidatura de Acción Democrática, por tal razón tuvo que diseñar una propuesta más llamativa que la de su principal contrincante, Octavio Lepage. La idea de la reelección suscitó fuertes discusiones, así como el escándalo de corrupción conocido como el “Caso Sierra Nevada”, referente a la compra de un buque con ese nombre al culminar su primera administración, uno de los puntos más utilizados para atacar. Aun así, consiguió hacerse con la candidatura, obteniendo el importante apoyo de militantes como Luis Alfaro Ucero, David Morales Bello, y Reinaldo Figueredo Planchart, estos dos últimos presidieron su comando de campaña.

La galopante inflación (30%), el aumento de la deuda externa (35 mil millones de dólares) y del déficit público, y el controversial suceso del Amparo, donde fueron abatidas por parte de un comando especial de funcionarios de seguridad, 14 personas que la opinión pública no terminaba de concluir si eran guerrilleros o inocentes pescadores, fueron parte de los problemas que intentó sin éxito utilizar Eduardo Fernández contra Carlos Andrés en vista de que acontecieron durante la administración saliente de Jaime Lusinchi quien también pertenecía a AD.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí