Carlos Ramírez López   @carlosramirezl3

Hace tiempo hemos estado viendo en las redes el desesperado clamor de una madre pidiendo al régimen que le diga donde está su hijo que se lo llevaron preso hace dos años y no le dan razón de él. La señora ha tocado puertas, ha buscado abogados, ha hecho todo cuanto le ha sido posible. Su pregunta llorosa ¿Dónde está mi hijo? no ha tenido respuesta. Es el caso de Hugo Marino un buzo especializado en investigar accidentes aéreos y determinar las causas del hecho. Ante el sospechoso silencio oficial fue contratado para investigar la caída de un avión privado frente a las costas de Naiguatá, y en tal virtud se trasladó a Caracas, pero lo estaba esperando un comando de la policía de contrainteligencia militar DGCIM que se lo llevó el 20 de abril de 2019 y no ha habido manera que digan que hicieron con él. Ahora la señora me ha contactado pidiendo que sume mi voz a este reclamo, con todo gusto lo hago enfocándolo desde mi óptica de abogado litigante que me lleva al análisis a partir de la conclusión de que hay una evidente relación entre la caída de ese avión, el silencio oficial y la detención y desaparición de este técnico contratado para investigarlo

¿PORQUÉ?

Tiene que haber una explicación del porqué el gobierno ha procedido de tal manera. Tiene que haber un motivo muy fuerte para que este organismo militar/policial hiciera ese seguimiento a este hombre para detectar que viajaría a Caracas, el vuelo, fecha y hora de llegada para esperarlo, detenerlo y desaparecerlo. Mis conclusiones radican en que estamos ante un crimen de estado, creo que el gobierno tumbó ese avión y ante la posibilidad de que las investigaciones de Hugo Marino lo revelasen lo apresaron y lo mataron. Esta conclusión se basa en lo que en derecho procesal llamamos “la prueba indiciaria”

VEAN LOS HECHOS Y JUZGUEN

Hay desinformación del régimen que se mantiene en un extraño silencio en relación con hechos tan alarmantes como son: 1) La caída de un avión en pleno vuelo donde entre otras personas se mató el hijo del alto funcionario del régimen, Miguel Pérez Abad, varias veces ministro de los gobiernos de Chávez y de Maduro en el área de las finanzas y últimamente presidente del “Banco Bicentenario” utilizado por éstos en sus trapacerías nacionales e internacionales, a quien acusaron por su desfalco, y que según versiones se entregó a las autoridades norteamericanas para dar informaciones sobre actividades ilícitas de la cúpula gubernamental 2) El total misterio sobre la caída de este avión es absolutamente inusual. Normalmente las autoridades aeronáuticas desarrollan actividades dirigidas a investigar e informar sobre el suceso y sus causas, pero aquí no han dicho ni una palabra. 3) Esa inercia gubernamental hizo que el mencionado banquero Miguel Pérez Abad contratara a una empresa de Miami especializada en investigar este tipo de sucesos por lo cual el presidente de dicha compañía, el señor Hugo Enrique Marino Salas, viajó a Caracas, y al llegar a Maiquetía lo estaba esperando un comando de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) que lo detuvo y lo desapareció. 4) Esta detención y desaparición ha generado escándalo público al punto que, hasta el Secretario General de la OEA, Luis Almagro, ha exigido al gobierno la debida información y fe de vida del desaparecido. Igualmente, la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) intervino en el mismo sentido. Sobre todo esto el gobierno mantiene absoluto silencio, nada responde. 5) La abogada defensora de los derechos humanos Tamara Sujú, quien incansablemente ha llevado la bandera de este caso hasta lo denunció en Roma ante la Procuraduría General de Italia dado que la víctima también tiene esa nacionalidad. 6) Más que extraño es que ante este cúmulo de hechos de alta trascendencia nacional e internacional no se hubiera producido el acostumbrado anuncio de una intervención del Ministerio Público del régimen abriendo una investigación y designando fiscales para ello.

Le puede interesar.  EEUU criticó al régimen de Maduro por su intento frustrado de importar vehículos de lujo

AQUÍ HAY UN CRIMEN DE ESTADO

Los antes enumerados hechos relevantes es lo que nos lleva a determinar la comprobación por vía indiciaria de un crimen de estado, conclusión obtenida por lo que en derecho procesal penal denominamos “prueba indirecta” o también “prueba indiciaria” a la que se llega por deducción lógica que lleva a consolidar la convicción de la consumación de un crimen, afirmación fundada en la norma 22 del Código Orgánico Procesal Penal: “Las pruebas se apreciarán por el tribunal según la sana crítica observando las reglas de la lógica, los conocimientos científicos y las máximas de experiencia

LA HIPÓTESIS QUE SURGE DE LOS HECHOS

El gobierno organizó y ejecutó el siniestro del avión en el que viajaba el hijo de Miguel Pérez Abad en venganza por “su traición” (ya antes interpusieron una denuncia penal contra dos de sus hermanos, Juan Carlos Pérez Abad y Teodoro Pérez Abad, como autores de delitos financieros). Y para asegurar la impunidad de ese acto terrorista de la voladura del avión lo silenció totalmente. Pérez Abad reaccionó contratando a la empresa especializada en investigar accidentes de aviación “Sistemas electrónicos Acuáticos” propiedad de un buzo de nombre Hugo Marino quien se comprometió a determinar las causas de la caída de la aeronave, éste se trasladó a Caracas y al llegar fue apresado por un comando de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DIGECIM) que lo desapareció.

ESTE ES UN CRIMEN PERSEGUIBLE UNIVERSALMENTE

Partiendo del hecho de la detención arbitraria y subsiguiente desaparición forzada del señor Hugo Marino por parte de un cuerpo militar policial como es el DGCIM, y que el gobierno del cual tal organismo depende se ha desentendido de los múltiples reclamos que incluyen los del Secretario General de la OEA y los de un órgano de justicia internacional como lo es la CIDH que exigen cuando menos una fe de vida de esta persona., y uniendo esto a lo de la inercia oficial para responder por su obligación de presentar una actividad de investigación sobre el siniestro aéreo lo cual por el contrario evidencia interés en ocultarlo, actividad que iba a realizar este técnico que para impedirlo fue que lo desaparecieron es de lógica conclusión que a éste se le asesinó.

Le puede interesar.  Leopoldo López: Ninguno de los compañeros que suelta la dictadura debió estar preso o exiliado

EN RESUMEN

Es por todo esto mi conclusión lógica que: 1) el avión fue derribado por el régimen 2) el técnico Hugo Marino lo iba a descubrir y revelar y por eso lo secuestraron y desaparecieron. Ambos hechos delictivos forman parte de una actuación terrorista del que resulta responsable el gobierno de Nicolás Maduro Moros que puede y debe ser sometido a la actuación persecutoria internacional contra el terrorismo en su mas grave acepción, que es la de terrorismo de Estado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí