Por Sonia Peñaloza

Al crear nuestro producto con la marca de Cerveza Pamplona Artesanal,  buscamos revalorizar la tradición cervecera de la región pamplonesa, y en honor a ello nos esmeramos en  entregar un producto con marca regional contextualizada en el respeto y valoración de nuestro patrimonio arquitectónico religioso, nuestra herencia histórica y el conjunto de lugares y espacios de carácter histórico que son considerados como emblemas de la memoria nacional y por ello de interés para el turismo cultural de Colombia.

Nuestra marca Cerveza Pamplona Artesanal trabaja en su imagen como presentación publicitaria; en su promoción comercial; en su mensaje cultural presentando nuestro producto como instrumento para conocer la historia de nuestra ciudad desde su trayectoria cervecera que se inició a mediados del siglo XVII coincidiendo con los grandes cultivos de trigo y cebada de la llamada bonanza amarilla, y del auge del comercio de cereales, el oro agricultor de la época.

Al sumergirnos en esta apasionante indagatoria sobre la industria cervecera en Pamplona, nos hemos encontrado con las fabulosas experiencias de los visionarios pamploneses que con sus emprendimientos deleitaron a los habitantes de este Valle del Espíritu Santo donde se aposenta la ciudad.  En consecuencia, se ha podido rescatar información que podemos relatar signando una línea de tiempo histórica, que comienza por reseñar que en 1539 aparecieron con la llegada de los colonizadores, las primeras semillas de cebada en nuestro país. Línea de tiempo que remarca como hito la fecha de 1881 cuando se funda la Cervecería Cuervo, que producía cerveza negra, maltina, gaseosa y kola champagne.

Es en los inicios del siglo XX, por allá por los años 1914 y 1944 cuando los señores Aurelio Parra, Valdivieso Valencia y Julio Fernández compran la Cervecería Cuervo y fundan la Sociedad Parra y Cía. Que quedaba donde está actualmente la Concentración José Antonio Galán y que anteriormente era el batallón.  Allí se producía la Cerveza Parra Negra y Cerveza Parra Superior, y también una bebida alimenticia no alcohólica llamada Parra Maltina.

Con gran complacencia hemos investigado para afirmar con toda seriedad, que en el año de 1918 se establece la Cervecería Alvarado, que al parecer estaba ubicada sobre la hoy llamada Avenida Santander, pasos arriba del Batallón García Rovira. Para ese mismo periodo de comienzos del siglo, siguiendo los pasos exitosos de los pioneros cerveceros de Pamplona, se funda la Cervecería R. Olaya y Cía., ubicándose donde actualmente está el colegio Cambridge School, y allí se producen con el sello de esa marca, cerveza y malta. 

Le puede interesar.  Cinco menores venezolanas víctimas de explotación sexual son rescatadas de casa webcam en Cúcuta, Colombia

Los hijos de R. Olaya toman las riendas de la cervecería entre los años 1930 y 1940 cambiando la razón social a Cervecería la Estrella, cuyo producto principal se llamaba Cerveza la Estrella, también producían Cerveza Negra, y algo interesante que acotar, incursionaron en la línea de producción de las gaseosas.

Hacia mediados del siglo XX, entre los años 1941 y 1944 se crea el consorcio Cervecera Bavaria s.a, y entonces fueron ellos los encargados de construir la conocida maltería de Pamplona, cuyas singulares edificaciones muy emblemáticas de esa época, podemos apreciar aún, solitarias y vacías en el barrio La Esperanza.  En 1946 se cambia el nombre a Maltería de Colombia s.a, Bavaria.

En el recuerdo de muchos pamploneses transita con nostalgia el nombre de la Cerveza Negra, producida por Industrias Apolo, emprendimiento realizado por el señor Luis Arturo Rojas Blu. En nuestra búsqueda histórica hemos encontrado registros de la actividad industrial, en los cuales se puede verificar que esta cervecería fue fundada en los años 1939 en la carrera 6 – 84 y que posteriormente trasladaron las instalaciones a la calle 8 4-28/30, pasos arriba de las gradas por el antiguo Camino Real de Pamplona.

Los registros también señalan que la fecha de cierre data en 1964, y hay que destacar que hizo parte de las cinco últimas cervecerías artesanales que aun existían en el país en la segunda mitad del siglo pasado.

Para finalizar este recuento histórico de la industria cervecera en Pamplona, puedo señalar que entre los años 1964 y 1967 las  señoras Ana Lucia  y Delfina Navarro fundan la empresa Navarro Hermanas, también conocida como cervecería  La Favorita, produciendo Cerveza negra y la afamada gaseosa  Kola, ubicada en la esquina del parque principal diagonal al palacio municipal sobre la carrera 6 con calle 5; es de señalar  que esta casa fue la vivienda de doña María Águeda Gallardo Guerrero; prócer de la  independencia de Pamplona.

Le puede interesar.  Frontera entre Colombia y Venezuela por Puerto Santander continuará cerrada

Animados con la historia y trayectoria cervecera de la ciudad estudiantil del departamento de Norte de Santander, la Cerveza Artesanal Pamplona desea emprender y lo hace con un producto que evoque sensaciones, sabores y aromas para que afloren, para que invite en la población a invocar recuerdos que han de ser mencionados y mantenidos a través de tiempo como símbolo del ímpetu pamplonés.  En este propósito de revalorizar hemos venido trabajando, investigando, probando, hasta lograr tres tipos de cervezas artesanales: cerveza negra tipo stoutcerveza roja tipo ale y cerveza rubia tipo pale ale. Para mayor referencia, para darle mayor sentido de pertenencia, además del nombre de Pamplona, estas cervezas llevan en su etiqueta dibujadas las fachadas de las tres iglesias más representativas del Municipio de Pamplona. Adicionalmente estamos incursionando con éxito en el creciente mercado de las cervezas artesanales, que cada vez se hacen más visibles por su calidad, diversificación e ingredientes variados, que ofrecen una gran posibilidad de experiencias al consumidor.

Nuestra empresa ofrece la Cerveza  Pamplona  artesanal  como acompañante de un buen maridaje con platos típicos de  nuestra  gastronomía tradicional, respetando el equilibrio, la armonía y el contraste entre los dos productos, para que en armonioso acuerdo se dé el concierto de aromas y sabores que  encajen a la perfección desde la memoria cultural cervecera de nuestra ciudad, al tiempo que innovamos al invitar a la identificación de nuevas sensaciones, intensidad, sabores que como los colores primarios y secundarios complementan el sabor de  nuestra excelente cocina  regional.

A futuro se evidenciará, así lo proponemos, un turismo cultural gastronómico en el que nuestra Cerveza Pamplona prime como producto típico pamplonés digno de ser arraigado y propio de nuestra ciudad, para que así se posesione como emprendimiento creativo que forme parte del compartir diario de pamploneses y coterráneos, y esté dispuesto también para ofrecer con orgullo a quienes nos visitan.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí