Aunque el pasado 8 de abril, la ciudad china Wuhan finalizó la estricta cuarentena se extendió por 76 días ante la pandemia del Coronavirus, en los últimos días el gigante asiático ha registrado un incremento el el número de casos positivos.

Luego de haber experimentado más de 15.000 nuevos contagios en el tope de la curva el 12 de febrero, China había logrado reducir el número de nuevos casos a poco más de una decena en su punto más bajo el 13 de marzo.

No obstante, recientemente la cifra de nuevos contagios empezó a aumentar, llegándose a registrar este pasado domingo 108 casos: 98 de ellos ciudadanos chinos que recién regresaron al país desde el extranjero.

Más de la mitad de ellos arribaron procedentes de la ciudad rusa de Vladivostok e ingresaron en la provincia de Heilongjiang, en el noreste, a través del cruce fronterizo de la ciudad de Suifenhe, que se ha convertido en el nuevo foco de alerta de China ante la pandemia.

Casos importados y locales

Ubicada a más de 1.500 kilómetros de Pekín y a menos de cuatro kilómetros de la frontera, Suifenhe tiene unos 100.000 habitantes y está conectada con Rusia tanto por carretera como por tren.

La semana pasada empezó a surgir la alarma allí por el incremento de casos importados.

El miércoles de la pasada semana, China reportó 59 casos procedentes del exterior, de los cuales 25 habían entrado al país por esta localidad ubicada en el noreste del país.

Todos eran ciudadanos chinos que habían volado desde Moscú hasta Vladivostok, desde donde se trasladaron hasta Suifenhe, a poco más de 200 kilómetros de distancia.

Le puede interesar.  Irán renovará la refinería más grande de Venezuela

Eso llevó a que China cerrara el paso fronterizo con Rusia y pusiera la ciudad en cuarentena ese mismo día, con medidas similares a las implementadas en Wuhan.

Además de Suifenhe, se ha informado recientemente del ingreso de 66 personas contagiadas entre un grupo de chinos que regresaron desde Rusia a través de la ciudad de Manzhouli, otro importante punto fronterizo ubicado en la región autónoma de Mongolia interior.

El viernes pasado también se reportó la llegada a Shanghái de 60 personas contagiadas en un vuelo procedente de Rusia.

Este domingo, Rusia confirmó 2.186 nuevos infectados, lo que elevó el número total de casos confirmados en ese país a 15.770. No obstante, numerosos especialistas creen que la cifra podría ser muy superior.

Al haber erradicado en gran medida las transmisiones locales de la enfermedad, siempre según datos oficiales, China ha ido reduciendo lentamente las restricciones al movimiento a medida que intenta volver a encarrilar su economía, pero se teme que un aumento de los casos importados pueda desencadenar una segunda oleada de covid-19.

La aparición de estos nuevos casos ha llevado a que tanto Suifenhe como Harbin, la capital de la provincia de Heilongjiang, hayan implantado para quienes lleguen desde el exterior una cuarentena de 28 días, además de exámenes de ácido nucleico y de anticuerpos.

Dado que la frontera está cerrada para el ingreso de extranjeros pero no de nacionales, el consulado de China en Vladivostok ha dado una “importante recomendación” a sus ciudadanos para que eviten tomar la ruta Moscú-Vladivostok-Suifenhe.

BBC

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí