Instalación de las casas armables para la atención de posibles pacientes con Covid-19 / Foto: Acnur

Con la instalación de 25 casas armables, la Cruz Roja y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) expandieron la capacidad de atención del hospital San José de Maicao para posibles pacientes con covid-19.

Las estructuras fueron instaladas en la salida y en el estacionamiento del centro de salud. “Continuamos con el emplazamiento de zonas de aislamiento en caso de presentarse casos por covid-19. Reforzamos la capacidad de atención hospitalaria de esta zona de frontera”, precisó Acnur a través de su cuenta en twitter.

Por su parte, el gerente del hospital San José de Maicao, Jovani Salamanca, declaró que “la donación de Acnur busca una atención oportuna y adecuada de los pacientes que acuden al servicio de urgencias. Con estas estructuras se permite la atención de pacientes con síntomas respiratorios, sin que entre en contacto con otros grupos de usuarios del servicio en el hospital”.

Este centro médico es uno de los tres que tiene esta región fronteriza para la atención de pacientes con coronavirus. Los otros dos son: el hospital Nuestra Señora de los Remedios, en Riohacha y el San Rafael, en San Juan del Cesar.

Sin agua para cumplir con el protocolo de prevención

Una de las mayores debilidades es que “no hay agua para beber y tampoco para lavarse las manos”, afirmó a la prensa local el gobernador de La Guajira, Nemesio Roys Garzón. Al respecto, según el protocolo dictado por el Gobierno colombiano, al departamento le fueron asignados 20 carrotanques, sin embargo, el mandatario aseguró que contarían con el doble.

Asimismo, la organización internacional Save the Children realizará una distribución de 100.000 litros de agua y tanques de 2.000 litros en comunidades indígenas del municipio de Manaure.

Otras acciones que se han adelantado por parte de  la alcaldía de Riohacha, en conjunto con la gobernación de La Guajira, OIM y Save the Childrens son la instalación de puntos de lavado de manos en lugares vulnerables como la fundación Casa del Abuelo, donde se alojan adultos mayores y población venezolana en condición de vulnerabilidad; en donde también se realizó la entrega de tapabocas y kits de alimentación e higiene.

Astrid Anselmi

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí