Luego de una redada realizada por autoridades colombianas el lunes en la madrugada, en cinco localidades de Bogotá detuvieron y posteriormente expulsaron del país neogranadino a 59 venezolanos.

El grupo de inmigrantes terminó acusado por generar violencia y participar en saqueos en la capital colombiana. Con ocasión de la ola de protestas sin precedentes contra el gobierno del presidente Iván Duque.

No es la primera vez que un gobierno latinoamericano detiene a ciudadanos de nacionalidad venezolana por estar presuntamente vinculados con las violentas protestas que actualmente sacuden gran parte de Suramérica.

En octubre, el gobierno de Ecuador detuvo en Quito a 17 extranjeros. La mayoría venezolanos, por tener presuntamente información sobre los traslados del presidente Lenin Moreno, con ocasión de las protestas masivas en contra de la eliminación al subsidio de los combustibles.

Las autoridades bolivianas detuvieron a 9 ciudadanos venezolanos «cuando intentaban abandonar» el país. Los acusaron de participar en «actos de sedición» de grupos presuntamente vinculados al ex presidente Evo Morales, segùn la BBC.

Y un par de días después, en Chile, el gobierno de Sebastián Piñera expulsó a 9 venezolanos por haber participado presuntamente en actividades violentas en los intensos disturbios que sacudieron el país austral, después de que el presidente anunció un aumento del costo de los pasajes del Metro de Santiago.

Todos estos casos tienen dos factores comunes: involucran a ciudadanos venezolanos y a todos se les vincula con las protestas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí