Sofos de Mileto

Los problemas políticos, sociales y económicos que envuelven a los venezolanos han hecho que poco a poco se pierdan ciertos valores morales y éticos de la sociedad. Pareciera que se ha extraviado el humanismo. El venezolano vive estresado, cargado de emociones negativas y envuelto en desesperanza y angustia. Esto le afecta la forma en que se vincula con la gente.

Es importante recuperar los espacios y entender que ser tolerantes no significa quedarse callados ante los abusos, pero requiere comprender que una reacción violenta solo traerá más violencia. Necesitamos abrazar al diálogo edificante como respuesta ante las actitudes hostiles e intolerantes. La transformación debe empezar por nosotros, intentando cambiar nuestra actitud en la calle mientras realizamos labores cotidianas. Debemos ser amables, dando un buen ejemplo, y teniendo en cuenta que, como dicen, “cada cabeza es un mundo”. Cada persona tiene su forma de pensar y eso se debe respetar.

La amabilidad es una actitud personal positiva tanto para nosotros como individuos, como para aquellos que nos rodean. Es esa energía que nos mantiene conectados al resto de la sociedad, que nos protege de la soledad y del malestar asociado. La amabilidad es aquello que fortalece nuestras relaciones interpersonales, fundamentales para nuestra salud mental, teniendo en consideración que pasamos la mayor parte de nuestro tiempo interactuando con otras personas.

Dependemos de los demás y por eso debemos ser amables. Todo el mundo influye de alguna forma en nuestras vidas: padres, hijos, hermanos, subordinados, jefes, el bombero de la gasolinería. Todos ellos merecen nuestro trato con educación.

¿Cómo ser amable con todos ellos?

1. Llámale por su nombre:

Llamar por el nombre fortalece la relación y personaliza el trato, y es muchísimo más educado que llamar a alguien “chica/o”, “oye, tú”, “guapa”, “epa”, “pana” “chamo” y demás.

2. Usa siempre las palabras mágicas:

Nuestro idioma dispone de palabras y expresiones mágicas que suavizan las peticiones, convirtiendo órdenes imperativas en amables solicitudes. No cuesta nada empezar las peticiones con frases como “por favor”, “serías tan amable…”, “te importaría…” “Podría usted…” y otros términos similares. Son expresiones de amabilidad, respeto y consideración hacia los demás. Da igual que sea un compañero de trabajo, tu familia o el mesonero del restaurante de la esquina. Habla de forma educada. Los demás lo apreciarán mucho.

Le puede interesar.  Terminó el lapso de Juan Guaidó ¿Qué hacemos?

3. Devuelve los detalles:

En este mundo hay personas más detallistas que otras, y eso no es nada malo. A algunos no nos sale de forma natural hacer pequeños regalos a los demás, y eso no significa que seamos unos desconsiderados o mala gente, simplemente que no sale de nuestro interior ser así.

Sin embargo, si alguien nos ha hecho un pequeño detalle en forma de regalo, pagándonos un café o regándonos las plantas sin pedir nada a cambio, está bien devolvérselo. Cierto que no nos lo ha hecho para que se lo devolvamos, pero socialmente queda feo que no le retribuyamos de alguna forma. No importa que sea de una manera modesta y mínima.

4. Sonríe, que abre puertas:

La mirada, la sonrisa, los gestos… es decir, el lenguaje corporal es una comunicación que, aunque silenciosa, transmite muchos significados. No es lo mismo decir algo con la cara seria que decir lo mismo sonriendo. Las sonrisas abren puertas, puesto que vemos a las personas sonrientes como más alcanzables, más abiertas a mantener una conversación y a escuchar.

5. Escucha activamente:

Si alguien nos habla, lo mejor es dejarle acabar antes de dar nuestra opinión. Este principio que parece tan básico es muy pocas veces respetado. Es difícil considerar a una persona como amable si no para de interrumpirnos, no nos deja decir todo lo que le tenemos que decir.

Ten paciencia, deja que acabe, no te adelantes a lo que esté comentando y ni se te ocurra acabar tú la frase. Las interrupciones generan inseguridad y frustración a tu interlocutor, emociones que no le invitarán a mantener más conversaciones contigo.

6. No desconfíes tanto:

Le puede interesar.  Venezolanas en el Reino Unido se fortalecen en medio de la pandemia

Puede sonar muy inocente, pero es bueno esperar cosas positivas de los demás. Las personas que desconfían de los demás suelen tener más problemas para establecer relaciones de calidad. El miedo a que los demás los traicionen les impide ser completamente honestos con ellos, les cuesta compartir y no se atreven a mantener relaciones profundas. Hay que abrirse hacia los demás, por ello, no desconfíes tanto y espera cosas buenas. La mayoría de la gente no alberga mal en su interior. Ciertamente, los buenos somos más.

7. Pregunta qué tal su día:

Muestra interés por lo que le ocurre a los demás, sin que se entienda que invadimos su vida privada. Todo el mundo tiene su propia historia que contar, pero a veces no la pueden compartir.

No obstante, si alguien pregunta, si alguien muestra interés por saber qué le ha pasado y cómo se siente, la persona siente que por lo menos a una persona le importa, que alguien valora cómo ha ido su día. Por ello, es muy buena idea preguntar qué tal ha ido el día a nuestros conocidos. Seguro que nos lo agradecerán y les haremos sentirse mejor.

8. La alegría debe ser compartida:

El sentido del humor es un potente imán que atrae a las buenas relaciones. Ser alegre y mostrar simpatía contribuye a que los demás nos vean como personas accesibles, personas con las que es agradable pasar un tiempo. No debemos confundir esto con ser el gracioso de la oficina o burlarse de los demás, sino con ver la parte divertida de la vida. Ser divertido y desenfadado es una forma muy prosocial de comportarse.

Ser amable también tiene sus beneficios corporales, orgánicos y emocionales: 1) produces más serotonina, por lo que eres más feliz; 2) generas más oxitocina, que regula tu circulación, y tienes un corazón más sano; 3) detienes la oxidación celular, lo que retarda el envejecimiento.

¿Qué esperas? ¡Ya puedes aplicar tu amabilidad en tu entorno!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí