FacebookXTelegramWhatsAppMessengerPinterestEmailCopy LinkShare

A lo largo de la historia de Venezuela y Colombia se han registrado distintas tensiones políticas que han afectado, principalmente a las regiones fronterizas de ambas naciones. El cierre de frontera ha sido una constante en las relaciones diplomáticas entre las naciones hermanas.

Con la llegada al poder del fallecido Hugo Chávez, el 2 de febrero de 1999, las diatribas entre el socialismo y capitalismo en Venezuela empezaron a generar ciertas diferencias y roces con el gobierno colombiano, que en la historia reciente ha sido liderado por partidos de derecha.

A propósito del cierre de los pasos fronterizos, el más largo entre las naciones, decretado en agosto de 2015 por el régimen de Nicolás Maduro, recordamos algunos hechos que durante 21 años han propiciado tensiones y quiebres diplomáticos; así como el desenlace de una crisis migratoria sin precedentes.

Desde Chávez al mando

Entre 1999 y 2002, el entonces presidente de Venezuela, Hugo Chávez, replanteó medios y estilos diplomáticos y le apostó a consolidar alianzas con países de Suramérica, mientras que Andrés Pastrana, presidente de Colombia en esa misma época, articuló las luchas antidrogas y antisubversiva, con el apoyo de los Estados Unidos. Los temores mutuos llevaron a cada gobierno a paralizar reuniones y organismos de vecindad.

En 2003 se registró un acercamiento entre Chávez y el expresidente Álvaro Uribe Vélez, lo que revivió proyectos de infraestructura fronteriza. Se empezó a hablar de conexión interoceánica y hasta se diseñaron soluciones frente al diferendo marítimo, uno de los más antiguos del continente.

No obstante, el 15 de enero de 2005 Chávez ordena, nuevamente, suspender las relaciones comerciales con Colombia y retira a su embajador en este país, argumentando que el gobierno vecino violó su soberanía para capturar a Rodrigo Granda, el llamado ‘canciller’ de las Farc. 

La versión oficial por parte de Colombia señala que el exguerrillero había sido detenido el 13 de diciembre de 2004 en Cúcuta, sin embargo, el gobierno venezolano dijo que la operación inició en Caracas, donde fue secuestrado y llevado hacia la frontera.

Le puede interesar.  Entra en vigencia decreto presidencial para aceptar pasaportes vencidos en Brasil

En 2007 se dio otro revés diplomático entre ambas repúblicas. Por un lado, el 31 de agosto Hugo Chávez y Álvaro Uribe anunciaron que el mandatario venezolano serviría de mediador en la liberación de secuestrados en poder de las Farc, a cambio de guerrilleros presos. El 21 de noviembre, Uribe pone fin a las labores de mediación de Chávez y el 25 de noviembre Chávez congela las relaciones con Colombia. 

Entre 2008 y 2010 se dieron más rupturas. Chávez canceló las relaciones diplomáticas, comerciales, y amenazó con movilizar tropas. Uribe lo acusó de amigo del terrorismo y concretó un acuerdo con Estados Unidos para el uso de bases militares colombianas. 

Expresidente de Colombia, Álvaro Uribe Fallecido expresidente de Venezuela, Hugo Chávez

Vinculaciones y movilización de tanques hacia la frontera

El 1 de marzo de 2008 se confirma la muerte de alias Raúl Reyes durante una operación militar por parte del gobierno colombiano en territorio ecuatoriano. En el hecho encontraron el supuesto portátil del jefe guerrillero, cuyos documentos vinculaban al presidente venezolano con la guerrilla de las Farc. 

Chávez rechaza las acusaciones y ordena la movilización de tanques hacia la frontera con Colombia. El mandatario socialista expulsa el 3 de marzo de 2008 al embajador de Colombia en Caracas. La tensión disminuyó un poco luego de que ambos presidentes sostuvieran conversaciones en la XX Cumbre del Grupo de Río, en República Dominicana. 

A pesar de lo ocurrido allí, un año después, Hugo Chávez ordena congelar las relaciones con Colombia y llama a su embajador a consultas, en protesta contra los planes de Colombia de instalar siete bases militares de EE.UU., en julio de 2009.

Llega Santos y se mantienen los roces

En 2010, el cambio de gobierno en Colombia suponía una extensión del mandato de Álvaro Uribe con Juan Manuel Santos. Desde que ganó las elecciones, Hugo Chávez advirtió que se mantendría atento a las decisiones de su homólogo. 

Antes de la posesión presidencial de Juan Manuel Santos, se tomaron acciones de lado y lado que llevaron a generar de nuevo las tensiones.

Le puede interesar.  Desaparece embarcación con 21 migrantes venezolanos

El gobierno colombiano afirma el 15 de julio tener pruebas de que varios líderes de las guerrillas de las Farc y el ELN se encuentran en Venezuela.

Al día siguiente, Uribe convoca una sesión extraordinaria del consejo permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) para abordar este asunto. Seguidamente, el 22 de julio, Chávez rompe sus nexos con Colombia por las acusaciones de Bogotá. 

De manera sorpresiva, la relación con Santos da un giro y entre el 7 de agosto de 2010 y mayo de 2013, se establece una relación mediada por el diálogo permanente, con lo que ambos gobiernos lograron avances en materia comercial. La situación se mantuvo casi igual hasta el cambio de gobierno en Venezuela por la muerte de Hugo Chávez. 

Gobierno de usurpación y relaciones desmejoradas

El 13 de abril de 2013 Nicolás Maduro asumió la Presidencia de Venezuela, pero luego de esa fecha las relaciones empezaron a desmejorar, a pesar del apoyo del vecino país al proceso del acuerdo de paz con las Farc.

Santos recibió el 29 de mayo de 2013 al opositor venezolano Henrique Capriles, lo cual no fue bien visto por Maduro, quien lo acusó de conformar un complot para removerlo del poder; a lo que el mandatario colombiano aclaró que había informado de este encuentro con antelación al gobierno venezolano.  

Aquel 19 de agosto de 2015

El momento más complicado en las relaciones llegó el 19 de agosto de 2015, cuando Maduro ordenó el cierre fronterizo de los puentes internacionales que conectan el estado Táchira y Norte de Santander.

Cientos de ciudadanos colombianos que residían en la zona fronteriza de Venezuela, fueron desalojados sorpresivamente bajo acusaciones de ilegalidad / Foto archivo

Semanas después ordenó la expulsión de miles de colombianos ubicados en la línea limítrofe, con el fin de frenar las supuestas bandas criminales y contrabandistas colombianas. 

La masiva deportación generó una crisis humanitaria en la frontera, que luego se agudizaría con el incremento significativo de la migración de venezolanos hacia Colombia.

Con información de La Opinión y BBC

Prensa Frontera Viva

FacebookXTelegramWhatsAppMessengerPinterestEmailCopy LinkShare

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí