Las autoridades mexicanas detectan un promedio de tres vuelos irregulares cada mes en la frontera sur del país. La mayoría de estos vuelos provienen de Venezuela, como el siniestrado el pasado fin de semana en Quintana Roo que se vio envuelto en un intercambio de disparos y que confirmaron que traía una carga de casi 400 kilos de cocaína procedente de la ciudad de Maracaibo.

Según Armando Ruiz Ayala, jefe de operaciones del Sistema Integral de Vigilancia Aérea (SIVA) de la Fuerza Aérea Mexicana (FAM), el crimen organizado que realiza conexiones desde México no ha dejado de utilizar aviones pequeños y de hélice, pero ahora también utilizan aviones Gulfstream, Learjet y Hawker, para transportar armas, dinero y drogas de Suramérica a México, con Estados Unidos como destino final.

Según un artículo de El Universal, firmado por el periodista Carlos Loret de Mola, en plena pandemia los pilotos han comenzado a vivir momentos de crisis económica, que son aprovechados por los reclutadores del crimen organizado para ofrecer trabajos bien remunerados.

“Para que nos demos una idea: un piloto joven de Aeroméxico gana 18 mil pesos al mes, pero el narco ofrece casi 4 millones de pesos por un solo vuelo que cubra la ruta Venezuela-México”, escribe Loret.

En el artículo refieren que los reclutadores de las organizaciones narcotraficantes suelen anunciar en redes sociales, pero también realizan búsquedas con los hashtags de los modelos de aviones, para detectar a través de Instagram y Facebook, de pilotos que sepan volar las aeronaves que tiene el cartel.

Un aviso ofreciendo este tipo de trabajos suele decir así: «Empresario solicita: 4 pilotos y copilotos. Al piloto se le paga 180 mil dólares por vuelo. Al copiloto 120 mil dólares por vuelo. Contratación inmediata. Son viajes a Venezuela y/o Panamá, están allá nada más en una hora, el mismo día van y regresan. Solamente llevan dos o tres personas familiares de quien contrata. Regresan con carga. Salen de Monterrey, Celaya, Tabasco, Toluca. Se les paga el vuelo de donde estén, a Monterrey».

Le puede interesar.  EEUU seguirá reconociendo a Guaidó como presidente interno de Venezuela después del 5 de enero

Estos anuncios circulan en redes sociales y grupos de Whatsapp con pilotos y expilotos.

El periodista mexicano Loret de Mola, dice que sus fuentes “relatan que han recibido ofertas de hasta 400 mil dólares (casi 10 millones de pesos) por un solo vuelo de Venezuela a la frontera norte de México”.

El emisario incluso puede llegar a ofrecer 10 mil dólares de comisión por conseguir a una pareja piloto o copiloto que sí quiera hacer el trabajo.

Los cálculos son muy beneficiosos para los carteles. Sólo un vuelo puede llegar a transportar unos 100 millones de dólares en cocaína.

“Muchas veces te ponen aviones viejos, casi inservibles, que en el mercado casi se venden por tonelada, y te piden que los aterrices en carreteras, en caminos rurales, en milpas aplanadas… así que si no te mata el gobierno o te matan los narcos porque no quieren testigos, te matas en el avión”, dice uno de los pilotos consultados por El Universal y que terminó rechazando la oferta por temor y seguridad.

“Tienen el mismo modus operandi: aterrizan en carreteras y queman los aviones”, dijo otro piloto al medio mexicano.

Desde el inicio de la presidencia de Andrés Manuel López Obrador en diciembre del 2018, se han registrado, según datos oficiales, 630 vuelos irregulares, de los cuales 80 fueron catalogados como ilegales.

Primer Informe

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí