La Asociación de Médicos Venezolanos en España contabiliza durante la pandemia 65 galenos con COVID-19 y tres fallecidos. “El impacto no ha sido solo por cansancio físico, sino también psicológico”, asegura a EFE Giovanni Provenza, presidente de la asociación

Carrillo afirma que ningún médico sabía de este virus y tuvieron que aprender sobre la marcha. Foto referencial EFE.

Unos 130 médicos venezolanos han trabajado codo a codo con los españoles durante la pandemia; 65 resultaron contagiados tres fallecieron por coronavirus, contabiliza la Asociación de Médicos Venezolanos en España.

“A ningún profesional de la salud lo preparan para afrontar una pandemia de tal magnitud. El impacto no ha sido solo por cansancio físico, sino también psicológico”, asegura a EFE Giovanni Provenza, presidente de la asociación.

El médico venezolano conoce también de primera mano las carencias del sistema de salud de su país, al que dejó en 2015 una vez realizada la especialidad en Traumatología para asentarse en España, donde ejerce su profesión en la Fundación Jiménez Díaz de Madrid.

“El sistema de salud de Venezuela se encuentra en terapia intensiva desde hace más de 18 años ya. Lo que pasa es que el país vive una situación particular en la región, porque está aislado desde hace tiempo”, señala.

Explica que en Venezuela creó una red de médicos que denunciaban la crisis sanitaria y producto de la persecución y las amenazas debió salir del país. Al frente de la Asociación de Médicos Venezolanos en España, Provenza ayuda a gestionar, entre otras cosas, la homologación de los títulos de los profesionales de su país.

Médicos polivalentes

Si el médico venezolano Leonardo Castillo tuviera que elegir un momento que le haya marcado de lo vivido durante la fase crítica de la pandemia en España, estaría relacionado con la soledad en la que el coronavirus envuelve a la persona que lo padece.

“Muchos cargaban los móviles en sus manos para comunicarse con sus familiares. Cuando les hacíamos una analítica en la que determinábamos que sus niveles de oxigenación eran bajos y ameritaban un soporte ventilatorio (respirador), se despedían de ellos diciéndoles que los iban a intubar y que ya quedábamos nosotros como interlocutores”, explica a EFE este anestesiólogo venezolano del Hospital Quirón de Barcelona.

“Nos convertimos en médicos polivalentes. Era muy importante el apoyo que podíamos dar al servicio de terapia intensiva. Tuvimos que improvisar en los quirófanos porque eran los lugares donde mejor se podía atender a los pacientes críticos. Muchos pacientes tuvieron que ingresar allí porque eran los únicos sitios donde quedaban respiradores”, recuerda.

“Nadie sabía de este virus y tuvimos que aprender sobre la marcha“, añade Castillo, que se muestra preocupado por el impacto de la pandemia en América Latina y en especial en Venezuela, con sistemas sanitarios “muy debilitados” desde hace muchos años.

El acceso a la medicación es uno de los problemas que enfrenta esa región, porque “es múltiple y costosa y se utilizan hasta cinco tipos de medicaciones distintas”. “Yo creo que la única forma de que puedan responder, en el caso de Venezuela, es con un apoyo internacional, de la OMS o de algún país vecino que pueda ayudar”.

Tomada de EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí