Por Rosalinda Hernández C.

Con cinco hijos a cuestas, Carolina Tovar, una madre soltera venezolana emprendió viaje desde Caracas hasta la frontera con Colombia. El trayecto lo hizo pidiendo colas hasta llegar a la población de San Antonio del Táchira, donde pagó para poder cruzar por un paso ilegal que la llevó al departamento colombiano Norte de Santander. En el país vecino, Tovar se planea iniciar una nueva vida, encontrar empleo y la posibilidad de alimentar adecuadamente y brindar educación a su familia, además ofrecer la oportunidad a Juan, uno de sus hijos, de retomar las prácticas de fútbol profesional.   

Le puede interesar.  Casa Morada: la integración a través de la cultura

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí