José Guerra, diputado y economista venezolano, informó que de cada 100 bombas de gasolina en el país, 60 permanecen cerradas. En consecuencia, la escasez de combustible subsidiado asciende al 60%.

“70% del combustible regulado se le vende a vehículos oficiales”, indicó el parlamentario.

Según el Observatorio Popular de la Gasolina de Primero Justicia, Cumaná, capital del estado Sucre, es la ciudad más afectada del país por la creciente crisis de combustible, puesto que no se ha suministrado al público en los últimos dos meses.

Bomba de gasolina en Venezuela. Foto cortesía.

En consecuencia, la venta irregular de gasolina se ha incrementado fuertemente en el país.

“El mercado negro ha crecido de manera significativa y el precio en ese mercado es de 2 dólares  el litro”, puntualizó Guerra.

Con información de El Nacional

Prensa Frontera Viva

Le puede interesar.  Migrantes viven la cuarentena en angustia por no poder trabajar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí