Cientos de manifestantes se concentraron por segundo día consecutivo en las calles de La Habana para protestar por la falta de electricidad en la isla.

En las primeras horas de la noche de este viernes, en el distrito de Playa, en La Habana, al grito de “queremos luz” salieron los protestantes y poco después llegaron agentes de la policía que rodearon a los manifestantes, según informó la agencia EFE.

Hubo más protestas espontáneas en otros barrios de la capital cubana y en ciudades como Holguín y Matanzas, según reporte en redes sociales.

Los presentes, muchos de ellos en barrios de bajos recursos de la capital, también gritaron “libertad” y golpearon cacerolas con cucharas a modo de protesta, tal y como mostraron varios videos que se difundieron ampliamente en redes sociales antes de que el régimen bloqueara el tráfico de internet en la isla.

El corte de internet

Activistas acusaron al gobierno de haber suspendido la conexión para evitar que la gente accediera a información sobre las protestas y decidiera sumarse.

En videos compartidos por usuarios de redes sociales también se observó el jueves el despliegue y patrullaje de vehículos de policía y militares en las calles inmediatamente después de surgir las manifestaciones espontáneas.

En protestas anteriores las autoridades también suspendieron el servicio de internet durante horas, e incluso días en el caso de las históricas manifestaciones del 11 de julio de 2021.

 

Apagón en crisis total

La isla entera se quedó sin luz por varias horas el martes, algo que nunca había sucedido antes.

Le puede interesar.  “Parecía una prisión”: doctora cubana cuenta porqué abandonó la misión médica en Venezuela

El gobierno atribuyó el apagón total al huracán Ian, que atravesó la región del oeste del país con intensas lluvias y vientos de hasta 200 km/h, causando dos muertes y graves daños materiales.

En los días siguientes algunas de las plantas eléctricas distribuidas por toda la isla comenzaron a funcionar de nuevo y se fue restableciendo poco a poco el suministro en algunas zonas.

Sin embargo, la mayoría de los 11,1 millones de cubanos aún no tienen electricidad o solo reciben corriente durante unas pocas horas al día, informó la agencia EFE.

 

El sistema eléctrico cubano se enfrenta a dos problemas fundamentales: la falta de combustible y las cada vez más frecuentes averías. La mayoría de plantas eléctricas cubanas funcionan con petróleo, que escasea en el país.

Por otro lado, el deterioro de las centrales eléctricas es cada vez más difícil de revertir debido a la falta de recursos para reparar las averías y adquirir nuevas piezas.

Los apagones son un inconveniente más que sufren los cubanos en un momento de extrema crisis económica en el país.

Otro de ellos es el desabastecimiento, ya que en Cuba escasean todo tipo de bienes, desde alimentos hasta productos de aseo, ropa, muebles, electrodomésticos y combustible.

Además, el gobierno controla la limitada oferta disponible y vende la mayoría de los productos en dólares, divisa que no está al alcance de parte de la población.

Con información de agencias

Prensa Frontera Viva

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí