La embajadora del Gobierno interino de Venezuela ante el Reino Unido e Irlanda, Vanessa Neumann, aseguró que Irán y el grupo terrorista Hezbolá están reclutando simpatizantes en territorio venezolano para afianzar su presencia en ese país sudamericano y expandirse a otras naciones del continente.

De acuerdo con la diplomática, que participó en un conversatorio del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) legítimo y el Centro de Estudios Jurídicos y Democráticos ‘Juan Germán Roscio’, el régimen iraní y Hezbolá trabajan “en paralelo” con ese fin y buscan “principalmente a personas que odian a los Estados Unidos”.

“Hay cosas que salen de la Sección Cultural de la embajada iraní; es algo que parece normal, buscan amigos, te impulsan a que estudies más sobre las maravillas del idioma farsi de Irán”, explicó.

Adicionalmente, dijo, Hezbolá “se acerca” a jóvenes “para ver si tienen interés de lucha”, algunos “han sido llevados a estudiar a Irán y a El Líbano” y luego “te piden sumarse al campo de batalla”.

En enero pasado, el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, coincidió con el presidente colombiano, Iván Duque, en que el movimiento de origen libanés, que es brazo armado del régimen de Irán, tiene “células” en Venezuela y que su propósito es expandirse por la región.

Posteriormente, en junio el secretario general de la OEA, Luis Almagro, aseveró que Irán tiene presencia en Venezuela “para financiar a Hezbolá y a otros grupos terroristas”.

Un mes más tarde, el jefe del Comando Sur de EEUU, Almirante Craig Faller, indicó que su país está haciendo el “seguimiento necesario” a las relaciones de Maduro con Hezbolá.

En las labores de incorporación señaladas por la embajadora Neumann, Hezbolá estaría apostando por reclutar “gente oprimida, gente que tiene quejas válidas en algún momento y los identifican para hacerse sus amigos”

Según Neumann, una de las motivaciones de Hezbolá sería tomar el “manejo del gobierno”, lo que estaría generando “algunas preocupaciones” entre la cúpula chavista.

Hace un par de meses, el Departamento de Estado estadounidenses denunció que el dictador Nicolás Maduro permite la operación de grupos terroristas en Venezuela para lograr mantenerse en el poder.

En un informe que versa sobre terrorismo, Estados Unidos aseguró que el chavismo creó un ambiente propicio para que puedan actuar en conjunto “disidentes de las FARC, el ELN y Hezbollah”.

El documento alude que Maduro, a través de actividades criminales que soportan su control ilegítimo del poder, está “fomentando un ambiente permisivo para grupos terroristas conocidos, incluidos los disidentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el Ejército de Liberación Nacional (ELN), de origen colombiano; y simpatizantes de Hezbollah”.

Acorde con Neumann, “lo que era una cosa pequeña se convirtió en política de Estado, con aeropuertos, aerolíneas y puertos al servicio de las FARC, el ELN y Hezbolá”.

“Hezbolá ha tenido relaciones con las FARC por el narcotráfico”, acuñó la diplomática.

Anotó que las “células de terroristas” no están en Venezuela para cometer actos terroristas, sino para “tomar el control, robar el poder del Estado y para hacer y deshacer”.

En ese contexto, Tarek El Aisami, hoy encargado del ministerio de Petróleo en Venezual, “es el hombre que tiene los nexos directos con los grupos financistas de Hezbolá”, añadió Neumann.

“Tarek es como un principito y su esposa una princesita; le tienen mucha confianza. El secretario general de Hezbolá declaró que si Tarek fuera el presidente de Venezuela, sería bueno para Hezbolá”, acotó.

El Aissami se ha convertido en uno de los principales objetivos de los Estados Unidos. No es casual que ofrezca por su captura la suma de 10 millones de dólares.

Las declaraciones de la embajadora Neumann se produjeron en el marco de una conferencia virtual en la que también participó Rafael Rosell, rector de la Universidad Pedro de Valvidia de Chile, quien habló sobre la situación que hoy se vive en Líbano y sus antecedentes en la historia de ese país del Medio Oriente.

Rosell hizo hincapié en que “no todos los libaneses son terroristas” y habló del aporte cultural y religioso de ese país al mundo. Sobre la explosión de hace unos meses en el puerto de Beirut, dijo que aún no se sabe “por qué se incendió el nitrato de amonio”.

“Pudo ser por negligencia, un atentado o un misil que llegó de algún lado”, dijo el académico.

Diario las Américas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí