El estudio de investigación realizado a través del Observatorio de Educación de FundaRedes apunta que, de manera progresiva, se ha evidenciado el detrimento de los niveles educativos en Venezuela, sumado a las falencias en infraestructura, deserción escolar y docente, deficiencia en el contenido impartido; de igual forma, sucede con el programa de alimentación (PAE), entre otras necesidades que no son suplidas por el Estado venezolano, garante de su cumplimiento.

“Condiciones paupérrimas son las que se viven a diario en un alto porcentaje de instituciones educativas venezolanas, acentuándose en la zona de frontera donde, sumado a las carencias en infraestructura, servicios, condiciones académicas, se añade la inmersión de grupos delincuenciales que mantienen en zozobra estas zonas”, afirma la organización.

El profundo deterioro en el que se encuentra inmersa la educación en el país, ha dejado aulas vacías, no solo por la deserción de estudiantes, sino de docentes que, por la carencia de dignificación salarial, han buscado otras alternativas dejando a un lado la formación del futuro de un país, que hoy más que nunca necesita de jóvenes con un alto índice educacional.

Las pocas condiciones de estudio penden de un hilo

El abandono de las aulas de clase por parte de los estudiantes, también es el principal punto de preocupación para los activistas y defensores de FundaRedes, que de acuerdo a las investigaciones a través del observatorio de educación detectaron que, el proceso de enseñanza/aprendizaje no cuenta siquiera con las condiciones mínimas.

Servicios públicos eficientes (agua, electricidad, telefonía y transporte), habituales programas de alimentación, una alta conectividad a Internet, atención pedagógica adecuada a los nuevos tiempos y especialmente un personal docente altamente capacitado y que goce de excelentes condiciones laborales, es parte de lo que ha hecho que se agrave la emergencia humanitaria compleja, evidente en Venezuela desde hace más de una década.

Le puede interesar.  Sin luz y sin internet: así se vive la educación a distancia en Venezuela

Como consecuencia, padres y representantes se han visto en la obligación de recurrir a las “tareas dirigidas”, una opción en la que muchos ven como una alternativa ante la grave crisis educativa.

Asimismo, la organización FundaRedes hizo énfasis que, en el último informe de Cecodap titulado “Estudiar entre ruinas”, revela que alrededor de 59 % de los planteles educativos de las 9 entidades tomadas en cuenta en la investigación: Falcón, Zulia, Bolívar, Carabobo, Aragua, Anzoátegui, Distrito Capital, Lara y Miranda, presentaron serios daños en su infraestructura, de lo cual se puede inferir que los centros educativos en el resto del país se encuentran en circunstancias similares o peores.

Situación sumada a otras carencias, como la alimentación, transporte, crisis económica, violencia e inseguridad, entre otros, que imposibilitan que se inicie con total normalidad el año escolar 2022-2023

Prensa FundaRedes

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí