Yurumara Vásquez migró en el año 2018 a Ecuador y allí ha logrado continuar su carrera como profesora de educación física, profesión que ama, pero que en Venezuela no están dadas las condiciones para ejercerla. El salario de los docentes venezolanos ronda los tres dólares mensuales y con esa cantidad apenas pueden pagar el transporte hacia sus lugares de trabajo, en consecuencia, hoy celebran el Día del Maestro saliendo a las calles para denunciar la situación crítica de la educación en el país.

La desmesurada crisis venezolana ha provocado la renuncia masiva de docentes en todo el territorio nacional; profesores de escuelas, liceos y universidades han desertado para migrar a países que les ofrecen tratos más dignos o dedicarse a otras labores más lucrativas. Yurumara, oriunda del estado Portuguesa, renunció al Ministerio de Educación, institución en la que trabajó desde el año 2008. Aunque siempre se esmeró por ejercer su profesión de la mejor manera posible, el deterioro del sistema educativo impidió la continuidad de su ejercicio en Venezuela.

Impulsada por la crisis del país y otras razones personales, Yurumara llegó en febrero del 2018 a Machala, una localidad ubicada al sur del territorio ecuatoriano. En un principio desempeñó trabajos ajenos a su profesión, pues su objetivo principal era regularizarse para luego buscar oportunidades en su área.

Yurumara trabaja en un colegio privado en Machala, Ecuador. Foto cortesía: Yurumara Vásquez.

La venezolana es egresada de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador (UPEL) de Barquisimeto y realizó el posgrado en Desarrollo Comunitario en la Universidad Nacional Experimental Rómulo Gallegos (UNERG) de San Juan de los Morros. Su formación le abrió las puertas en un colegio privado en Ecuador, donde se siente cómoda y bien tratada por sus compañeros. Actualmente, la institución donde labora Yurumara, le ofrece un seguro médico del cual no gozan los maestros en Venezuela, puesto que el seguro de Hospitalización, Cirugía y Maternidad (HCM) y los servicios funerarios fueron eliminados por el Ministerio de Educación, en manos del régimen de Nicolás Maduro.

Le puede interesar.  El Papa Francisco exhortó a acoger, proteger e integrar a los migrantes y refugiados

Aunque Yurumara señala que la planificación educativa en Ecuador es mejor que la realizada en Venezuela, ella considera que los docentes venezolanos están lo suficientemente preparados para destacar en otros países, al menos en su especialización:

“Sentí miedo cuando empecé porque no sabía cómo era el sistema educativo acá. En mi área creo que nosotros en Venezuela tenemos una mayor preparación, eso me dio seguridad cuando fui a aplicar. Pero en la parte de planificación aquí en Ecuador nos llevan ventaja”.

Para la docente venezolana, la clave para migrar es seguirse formando y prestar mucha atención a los requisitos que solicita cada país para residenciarse legalmente. Yurumara nota que muchos colegas suyos han logrado destacar en otros países gracias a la dedicación que los lleva a devengar  salarios acordes con la preparación y servicio que prestan, además de otros incentivos que los impulsan a reforzar su vocación. 

Con ilusión manifiesta que espera poder compartir en Venezuela los conocimientos aprendidos en su experiencia como profesora en Ecuador, sin embargo, su retorno solo será posible si percibe un cambio real en el país, pues actualmente la crisis venezolana es peor a la que vivió hace tres años.

Pese al notable quebranto en los centros de estudio en todo el país, la indiferencia del régimen parece indicar que la educación no es prioridad en Venezuela. Sin embargo, la verdadera representación de la educación venezolana está en Yurumara Vásquez, en los docentes venezolanos que forman a miles de estudiantes fuera de sus fronteras y en los que aún permanecen con la esperanza de recuperar el sistema educativo que un día llegó a ser referencia en toda la región.

Le puede interesar.  Trump reconcilia a Serbia y Kosovo en acuerdo histórico tras la guerra de 1998

“Si se me da la oportunidad de volver a Venezuela y regresar al ministerio, creo que puedo aportar muchas cosas, pues he aprendido mucho acá”, sentenció con anhelo la venezolana.

El Sindicato Venezolano de Maestros responsabiliza a Nicolás Maduro por el repudio al sector docente, ya que no han obtenido respuesta a las peticiones realizadas para recuperar las condiciones mínimas que requieren para ejercer.

La lucha por los derechos y beneficios que emprendió un grupo de educadores venezolanos el 15 de enero de 1932, es la misma batalla que hoy libran miles de profesores contra el menosprecio del estado venezolano. Hoy más que nunca cuentan con el respaldo de toda la población, por eso, desde Frontera Viva enviamos nuestro apoyo y reconocimiento.

Prensa Frontera Viva

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí