La comunidad tuvo que contratar la maquinaria para solventar

“Aquí nos quedamos incomunicados cada vez que llueve”. La aseveración pertenece a Elsy Valencia, de 64 años, habitante de la comunidad de El Saladito, municipio Bolívar, quien relató el suplicio por el que atraviesan los vecinos cuando se registran precipitaciones.

La zona, alejada del casco central, había quedado cercada por los escombros y lodo arrastrados por las lluvias. “Esto es grave”, alertó Valencia al tiempo que instó a las autoridades a fijar la mirada en esta comunidad fronteriza.

“Hay que evitar una tragedia, pues detrás de estas casas hay una quebrada”, soltó la sexagenaria, quien ve con preocupación la posibilidad de que futuras precipitaciones, con mayor intensidad, generen estragos en El Saladito.

Elsy Valencia, habitante de El Saladito

Antes de que arribara la maquinaria, el lodo había alcanzado una altura que le impedía a los lugareños movilizarse con tranquilidad. Algunos vecinos, con pala en mano, colaboraban con la remoción del fango.

“Gobierno, alcaldía, y todo aquel que pueda, únanse a nosotros a ver qué solución podemos encontrar para el bienestar de la comunidad”, enfatizó Elsy Valencia, algo aliviada por el hecho de que la vía ya estuviera despejada.

5.000 pesos por casa

Frente a la falta de respuesta por parte de las autoridades locales, El Saladito se organizó y logró contratar los servicios de la maquinaria para la remoción del lodo.

“Pagamos 5.000 pesos por casa”, indicó otro de los vecinos mientras aclaraba que, al final, la alcaldía les colaboró con dos camiones para el traslado de los escombros.

Habitantes, con pala en mano, ayudaron con la remoción del lodo

Jonathan Maldonado, corresponsal de Frontera Viva

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí