El actor venezolano Édgar Ramírez marcó las huellas de sus manos sobre una placa de yeso durante su paso por el festival de cine de Cannes, en Francia, donde es jurado de la categoría Una cierta mirada.

“Desde mi primera visita a Cannes, el festival siempre ha dejado una huella en mí. Lo que nunca imaginé fue que algún día yo dejaría mi huella en Cannes. Hay honores que no se pueden ni creer”, escribió en su cuenta de Instagram.

Ramírez comparte la tarea de calificar a un selecto grupo de películas junto a la estadounidense Debra Granik, la polaca Joanna Kulig y el francés Benjamin Biolay.

En Una cierta mirada se presentan una serie de películas con diferentes tipos de visiones y estilos, obras “originales y diferentes” que buscan el reconocimiento internacional.

El reconocido venezolano participó por primera vez en el Festival de Cannes en 2010, donde se proyectó fuera de competición la película Carlos, de Olivier Assayas.

La edición 75 del festival de la Riviera francesa terminará el próximo 28 de mayo.

Prensa Frontera Viva

Le puede interesar.  Érase una vez en Venezuela, realismo mágico en forma de documental

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí