Un ataque ejecutado por el ejército estadounidense destruyó múltiples instalaciones localizadas en un punto de control fronterizo usado por varios grupos militares respaldados por Irán en Siria, según informó John Kirby, portavoz del Pentágono (Departamento de Defensa de Estados Unidos).

Según Kirby, el presidente Joe Biden autorizó el plan como respuesta a los ataques del 15 de febrero cometidos por los kurdos contra personal del país norteamericano y de la coalición internacional en Irak, pues un contratista civil no estadounidense murió y varios más pertenecientes a la gobernación del demócrata resultaron heridos.

Departamento de Defensa de Estado Unidos, ubicado en el condado de Arlington, Virginia, cerca de Washington D. C

El Pentágono identificó a las organizaciones Kataib Hezbolá y Kataib Sayyid al-Shulada como las dos milicias contra las cuales iba dirigida la estrategia aérea, convirtiéndose así en el primer ataque dirigido a grupos apoyados por Irán que ordena Biden desde su arribo a la Casa Blanca.

Los proyectiles impactaron contra varias instalaciones en la ciudad de Irbil, incluida una base utilizada por fuerzas de la confederación liderada por Estados Unidos en el país. Durante el suceso también resultó herido un militar estadounidense y cinco contratistas.

Según la información recogida por el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), al menos 22 milicianos perdieron la vida en el área de Abu Kamal, en la provincia de Deir Ezzor, debido a la ofensiva norteamericana.

Kirby describió el hecho como “una respuesta militar proporcionada” tomada “junto con medidas diplomáticas”, incluidas consultas con los aliados implicados en la coalición.

“La operación lanza un mensaje inequívoco de que el presidente Biden actuará para proteger al personal estadounidense y de la coalición”, aseguró Kirby.

“Al mismo tiempo, hemos actuado de una manera que apunta deliberadamente a desescalar la situación tanto en el este de Siria como en Irak”.

Le puede interesar.  OMS: casos de personas reinfectadas con el COVID-19 son muy raros

Biden se ha mostrado dispuesto a mejorar las relaciones con Irán, muy dañadas durante la administración de Donald Trump, y a recuperar el acuerdo de 2015 por el cual Teherán aceptó que expertos internacionales revisaran su programa nuclear.

Con información de la BBC y El País

Prensa Frontera Viva

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí