El secretario de Estado del país norteamericano, Antony Blinken, reafirmó la vuelta al Consejo de Derechos Humanos de la ONU y aseguró que usará el espacio bridando por el foro para condenar las violaciones de Estados como Venezuela, China y Rusia.

Blinken subrayó que “Estados Unidos seguirá denunciando los abusos cometidos en Venezuela, Nicaragua, Cuba o Irán”. Asimismo, en su primera intervención ante el Consejo, anunció que la nación presentará su candidatura a ser integrante del órgano -formado por 47 miembros- para el trienio 2022-24.

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU, con sede en Ginebra, Suiza

Sin embargo, el secretario destacó que regresar a la ONU no significa reconocer que la organización sea perfecta e indicó que el órgano debe reconsiderar mantener entre sus partes a regímenes totalitarios.

“Los que tienen peores registros de derechos humanos no deberían ser miembros de este Consejo”, dijo.

El jefe de la diplomacia norteamericana, resumió “esperamos trabajar con nuestros socios en este órgano y con las ONG de todo el mundo para garantizar que el Consejo cumple su función y efectivamente contribuye a la mejora de los derechos humanos en el planeta”.

Cabe recordar que fue en 2018, durante el gobierno del expresidente Donald Trump, cuando Estados Unidos permaneció ausente de la organización, de la cual forma parte desde 2009 por decisión del demócrata Barack Obama.

En su momento, la embajadora estadounidense, Nikki Haley anunció “damos este paso porque nuestro compromiso no nos permite seguir siendo parte de una organización hipócrita y egoísta que se burla de los derechos humanos”.

Nikki Haley, embajadora estadounidense ante la ONU durante la administración de Donal Trump

Al justificar la decisión, Haley explicó que el órgano de la ONU “padece una crónica parcialización contra Israel”. De hecho, Blinken mencionó al respecto que, el ente debe reflexionar sobre “su desproporcionado enfoque contra el territorio israelí”.

Le puede interesar.  Tras el informe de la ONU, un general venezolano calificó de “aberrante y nauseabundo” que haya oficiales torturando a compañeros de armas

Israel es el único país considerado como tema permanente en la agenda del Consejo, es decir, su tratamiento respecto a la población palestina es analizado con regularidad, mientras las situaciones en Corea del Norte, Irán y Siria permanecen fuera de foco.

En 2017, Haley comunicó al organismo que era “difícil aceptar” la aprobación de resoluciones contra Israel, pero que ninguna hubiera sido considerada en el caso de Venezuela, que en esa época tenía decenas de manifestantes muertos a manos del régimen de Nicolás Maduro.

Protestas en Venezuela en 2017 contra el régimen de Nicolás Maduro

En definitiva, la salida de Estados Unidos de la ONU se debió a la protección que este último ejerce sobre violadores de derechos humanos como la República Democrática del Congo o Rusia y también incluyó los distintos intentos fallidos por reformar la constitución del órgano y convertirlo en un defensor serio.

Prensa Frontera Viva

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí