Estados Unidos sancionó a las dos hijas adultas del presidente de Rusia, Vladimir Putin, en una medida que añadiría presión sobre los familiares más cercanos del líder en respuesta a la invasión rusa en Ucrania.

La información de las sanciones a Maria Putina y Katerina Tikhonova, hijas del líder fruto de su primer matrimonio con Lyudmila Shkrebneva, fue confirmada por la Casa Blanca y afirmó que los familiares del presidente ruso ocultan su riqueza, reseñó AFP.

También declaró sanciones de «bloqueo total» a las instituciones financieras públicas y privadas más grandes de Rusia, Sberbank y Alfa Bank, e informó que todas las nuevas inversiones estadounidenses en Rusia quedan prohibidas.

Este nuevo paquete de sanciones incluye desde prohibiciones de viaje a congelaciones de activos de empresarios, políticos, funcionarios y sus familias rusas.

El diario The Wall Street Journal indicó que Washington trata con estas sanciones de seguir atacando a los miembros del círculo íntimo del líder ruso, en respuesta a los informes de atrocidades que, según los funcionarios ucranianos, cometieron las tropas rusas en Ucrania y que Moscú niega.

Putin no habla públicamente sobre su familia, pero según el Kremlin, tiene dos hijas con su primera esposa. Según la revista Forbes, Maria Putina es copropietaria de Nomeko, una empresa que participa en la construcción de un centro oncológico a las afueras de San Petersburgo, y Katerina Tikhonova dirige un instituto de inteligencia artificial en la Universidad Estatal de Moscú.

En 2013, la pareja dijo que su matrimonio había terminado. Al año siguiente, el Kremlin confirmó que el presidente ruso había culminado el proceso de divorcio de su esposa tras un matrimonio de casi 30 años, reseñó por su parte EFE.

Le puede interesar.  Sanciones contra Rusia complican operaciones del régimen venezolano

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí