Luego que se levante la medida sanitaria que bloquea la entrada de migrantes a Estados Unidos, la administración de Joe Biden prevé aplicar una ley migratoria que permite solicitar asilo, pero también da lugar a la deportación y repatriación de quienes cruzan ilegalmente la frontera.

Actualmente el gobierno estadounidense aplica una norma de salud pública conocida como Título 42, que empezó a utilizar el expresidente Donald Trump como medida anticovid y que permite expulsar inmediatamente a cualquier extranjero o no residente que intente entrar en el país sin visa.

Recientemente, un juez federal prohibió el Título 42 y dio plazo al gobierno hasta el 21 de diciembre para su suspensión.

«Nosotros estamos activando nuestros planes para la conclusión del Título 42», afirmó en rueda de prensa telefónica Blas Nuñez-Neto, subsecretario interino de política fronteriza e inmigración en el Departamento de Seguridad Nacional.

Una vez que se levante se aplicarán las reglas del Título 8, como se viene haciendo desde hace décadas, «que tienen consecuencias importantes para la gente que cruza ilegalmente la frontera», como «la repatriación», que «pierdan la posibilidad de venir a Estados Unidos por hasta diez años» y procesamientos legales «por el crimen de cruzar la frontera», afirmó.

«Las personas que no tienen base legal para permanecer en Estados Unidos bajo nuestras leyes de inmigración serán deportadas», dijo.

«Es un cambio que va a ser significativo, pero quiero reiterar que tenemos mucha experiencia aplicando la ley y un plan muy robusto para implementarlo rápidamente cuando termine el Título 42».

El funcionario aseguró que se preparan desde febrero para aplicar medidas migratorias, entre las que se va a incluir el uso de «la deportación acelerada», que consiste en devolver a sus países rápidamente «a los que no establecen derechos para quedarse en los Estados Unidos».

Le puede interesar.  Critican nueva política migratoria de Biden para venezolanos

«Ya tenemos muchos recursos en la frontera. Hay más de 23.000 agentes y oficiales de seguridad (…) y hemos incrementado significativamente nuestra capacidad de detención y para poder transportar a migrantes y deportarlos», afirmó.

Según Blas Nuñez-Neto esto ha permitido detener a más de 5.000 coyotes y contrabandistas y frustrar más de 5.500 operaciones en los últimos meses.

Solicitud de asilo

En lo que va de año, hasta el 22 de septiembre, las autoridades fronterizas interceptaron a 2,3 millones de migrantes, entre los cuales hay cada vez más venezolanos, cubanos o nicaragüenses.

«Ya tenemos la capacidad de hacer vuelos de repatriación a Nicaragua, con el tema de los nacionales de Venezuela estamos en discusión con México y otros países para ver qué se puede hacer en ese sentido», afirmó Nuñez-Neto.

«Obviamente hoy en día no tenemos relaciones con el gobierno de Venezuela» pero «sí tenemos la capacidad de repatriar a venezolanos a Venezuela», dijo, especificando que eran «números limitados».

En octubre el gobierno de Biden, que no reconoce a Nicolás Maduro como mandatario de Venezuela por considerar su elección fraudulenta, decidió permitir la entrada a 24.000 venezolanos previa petición formal y por vía aérea y expulsar a territorio mexicano a aquellos que crucen «ilegalmente» la frontera.

El Título 8 permite solicitar asilo en los puertos de entrada al país

Habrá la posibilidad de que «individuos se presenten en unos puntos de entrada para ser procesados si quieren aplicar para asilo político» y «estamos viendo qué podemos hacer para tener un proceso seguro, ordenado y que funcione», dijo el funcionario.

Mientras el Título 42 siga en vigor, aquellos migrantes que crucen la frontera «serán expulsados», insistió, y avisó que «los coyotes están haciendo correr rumores e información falsa sobre lo que está pasando en la frontera».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí