El gobierno de Joe Biden estaría analizando aliviar algunas sanciones a Venezuela con el fin de permitir que Chevron dialogue directamente con el régimen venezolano.

Levantar la prohibición de comunicarse con altos miembros del régimen de Maduro permitiría a Chevron prepararse para el día en que se levanten las sanciones punitivas a la industria petrolera de Venezuela, algo que, según insiste EE. UU., no se está considerando actualmente. También permitiría a Chevron negociar un mayor control sobre sus empresas conjuntas con la petrolera estatal PDVSA , según las personas.

Las personas, que pidieron no ser identificadas por tratarse de deliberaciones privadas, enfatizaron que cualquier movimiento que permita el contacto directo probablemente se produzca solo a cambio de avances en las conversaciones políticas entre el gobierno de Maduro y la oposición del país. Esas negociaciones están estancadas desde septiembre, cuando Maduro dejó de participar.

Dijeron que la idea de permitir los contactos se plantea como parte del impulso del presidente Joe Biden para presentar nuevas ideas para reactivar las conversaciones y sacar a Venezuela de la órbita de Rusia. La ventana para que esas conversaciones avancen podría reducirse si los republicanos obtienen el control del Congreso este otoño y siguen adelante con la legislación para prohibir las importaciones de crudo de Venezuela.

Con el liderazgo de PDVSA en deuda con Maduro y sus asesores más importantes, una persona familiarizada con el asunto dijo que Chevron quiere contacto directo con la vicepresidenta Delcy Rodríguez, bajo sanciones desde 2018, y el ministro de Petróleo, Tareck El Aissami, quien fue sancionado en 2017. La presencia de Chevron en Venezuela se remonta a la década de 1920 y la empresa trabaja actualmente en cuatro operaciones de riesgo compartido con la estatal PDVSA.

Le puede interesar.  OEA declara ilegitimas las recientes elecciones en Nicaragua

El progreso en las conversaciones políticas también podría conducir a medidas que permitan pagar a Chevron y otros tenedores de la deuda venezolana en mora, algo que actualmente está bloqueado por las sanciones estadounidenses impuestas por la negativa de Maduro a celebrar elecciones libres y justas.

El portavoz de Chevron, Ray Fohr, dijo que la compañía con sede en San Ramón, California, no comenta “sobre rumores o especulaciones”.

“Seguimos realizando nuestro negocio de conformidad con el marco de sanciones actual proporcionado por la Oficina de Control de Activos Extranjeros de EE. UU.”, dijo Fohr. “Somos una presencia constructiva en Venezuela, donde tenemos inversiones y una gran fuerza laboral que depende de nuestra presencia”.

Con información de Bloomberg

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí