El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció este martes que suspende la emisión de permisos de residencia permanente para inmigrantes, conocidos como “Green Card”, como consecuencia de la destrucción de empleo sin precedentes provocada por la pandemia de COVID-19.

Pese a que Trump aseguró este lunes que tenía intención de pausar toda la inmigración, la medida aprobada por el Gobierno, que tendrá una duración inicial de 60 días, excluye de la suspensión los visados especiales temporales, como los agrícolas o los de especialistas tecnológicos.

“Pausando la inmigración, ayudaremos a que los estadounidenses desempleados sean los primeros en la búsqueda de empleos mientras Estados Unidos reabre. Sería incorrecto e injusto que los estadounidenses despedidos fuesen reemplazados por inmigrantes llegados desde el extranjero”, dijo Trump en la rueda de prensa diaria del grupo de trabajo de la Casa Blanca para el COVID-19.

Sin embargo, el presidente estadounidense detalló que la extensión o no de la orden, más allá de los 60 días iniciales, dependerá de las “condiciones económicas”.

Las medidas de confinamiento contra el nuevo coronavirus han destruido 22 millones de empleos en todo el país en un periodo de cuatro semanas, según datos del Departamento de Trabajo, una cifra sin precedentes en las anteriores crisis.

Con información de El Nuevo Herald

Prensa Frontera Viva

Le puede interesar.  Guanipa gestiona el regreso de 200 venezolanos al país

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí