Las mujeres venezolanas se han caracterizado por ser empoderadas, valientes, luchadoras y perseverantes, una muestra de ello es la artista visual María Teresa Govea-Meoz quien se ha caracterizado por exponer más de 77 obras de arte y ser pionera en decenas de proyectos y festivales a nivel nacional e internacional.

Marithé, como le gusta que la llamen, nació en Maracaibo, estado Zulia, en el seno de una familia de artistas, durante su niñez su padre, quien tenía por hobby tocar en un grupo de gaita, la llevaba a exposiciones de arte que ella admiraba durante horas, fue en esa época cuando comenzó a sentirse atraída por las pinturas, los museos y las obras que la apasionaron hasta el punto de querer dedicarles su vida entera.

Govea-Meoz, madre de la pequeña Laila, ha vivido la mitad de su vida entre Caracas, Maracaibo y Europa. Durante su juventud estudió Contaduría Pública y cuatro años de Administración de Empresa, sin embargo, su ímpetu por el arte la llevaron a formarse como museóloga y a educarse en restauración y conservación de obras de arte.

Durante más de 20 años de carrera ha cumplido el papel de artista visual, curadora, productora, museóloga, diseñadora de exposiciones, gestora cultural y su pasión por el arte la ha llevado a experimentar la orfebrería, museografía, fotografía, arte sonoro y video arte.

María Teresa Govea-Meoz posando en exclusiva para Frontera Viva junto a una de sus obras. Fotografía de Gregorio Boscán Rios.

Actualmente dirige, junto a su familia, la Fundación Govea-Meoz para las Artes, ha realizado 72 curadurías, 77 exposiciones colectivas y cinco individuales a nivel nacional e internacional, además pertenece a la colección “A Shining Constant in the Artistic Sky” Imagomundi de la Fundación de Luciano Benetton, Italia, es miembro fundador del salón multimedia del Museo de Arte Contemporáneo de Caracas y forma parte de la colección del Museo de Arte Contemporáneo del Zulia.

En el mes de la mujer recuerda a su abuela Margarita Méndez de Meoz, quien a pesar de haber muerto semanas antes de la entrevista aún permanece en su mente y corazón.

Margarita, según nos cuenta, vivió 101 años y a pesar de haber sido exiliada y sacada del país junto a su esposo e hijos regresó a Venezuela para construir el país.

“De eso se trata, construir un país a base de familia, amor y constancia, eso somos las mujeres venezolanas, la familia es todo para nosotros y es quien aporta los valores, esos mismos valores que nos representan en todo el mundo”, relata la artista.

Su carrera

Ha sido curadora en más de 70 exposiciones y galerías, en museos y festivales a nivel nacional e internacional, además ha presentado más de 70 obras a nivel colectivo. Sin embargo, considera que no es el número de exposiciones lo que destaca, sino la calidad de las obras y de los artistas.

Le puede interesar.  “Más de 33 mil venezolanos en Colombia regresaron a su país después del cierre de frontera”

En el 1999 coordinó el último Vi Bienal de Artes Visuales Christian Dior en Corpbanca y durante el año 2000 junto con la productora Three Monkeys Productions, con sede en Barcelona, Budapest y Caracas, realizó distintos eventos culturales dedicados a la música experimental con video arte y performance en los años 90.

También ha realizado distintas exposiciones de arte en la Embajada de Venezuela en Budapest.

Instalación interactiva de fotografía y video en el Museo de Artes Visuales Alejandro Otero en 2002. Obra realizada por María Teresa Govea-Meoz en la escuela de arte de Budapest, Hungría.

Estuvo a cargo de la creación del festival Bajo Techo en el Museo de Arte Contemporáneo del Zulia en sus dos ediciones. Además, ha realizado más de 30 exposiciones en museos con diferentes artistas.

En el Museo de Arte Contemporáneo de Caracas ocupó el cargo de Proyectos Especiales en el cual impulsó, junto con el departamento de investigación de corte de vanguardia, Sesiones Sonoras un proyecto que buscaba el desarrollo del arte sonoro y recuperar las áreas que le pertenecen por naturaleza al artista.

Durante el 2006 y 2007 fue la curadora, coordinadora y productora del Workshop del VII Salón Pirelli de Jóvenes Artistas, siendo este el último proyecto de Pirelli que se realizó en el país.

En los últimos años se enfocó en sus obras Blink, Visores Blink, Artefactos, Aqua, Killing me Sofly, Joyería Contemporánea Visionar y Materia Oscura V2, Artefactos, Constelaciones Cuánticas y su última exposición individual llamada Dáctilos Cuánticos la cual eligió como temática los saltos en el tiempo y el espacio creados con papeles fotográficos que representan un bosque de signos.

Arte para migrantes

Entre los últimos trabajos de María Teresa, se encuentra Migration Skies, un proyecto dedicado a la diáspora venezolana que está conceptualizado por Oliver Belisario y curado por Marithé, siendo la fundación Govea-Meoz el productor de la propuesta junto con Program_Gropu.

Migration Skies se creó en base a más de 145 artistas que tomaron una serie de imágenes del cielo en un día y hora determinada en el mes de enero. Inicialmente recibieron más de 540 fotografías que buscan reflejar que los nuevos medios sirven como punto de conexión entre los lugares en el que están distribuidos los migrantes venezolanos en el mundo, reflejando la identidad como bagaje cultural, las tradiciones, las costumbres y el patrimonio venezolano.

En una nueva fase del proyecto, se realizará un catálogo digital con imágenes en 360 grados y finalmente habilitarán una mesa en la cual se hablará sobre la identidad del venezolano, los elementos que son parte de su cultura, el arte y la comunicación.

Le puede interesar.  ¿Por qué no hay gasolina en Venezuela?

Fundación familiar

La fundación Govea-Meoz para las Artes está dirigida por su madre como presidenta, mientras ella funge como directora, su hermano como subdirector encargado de prensa y su hermana se encarga de la parte legal. Aunque actualmente su familia está dispersa por el mundo se mantienen en constante comunicación y coordinan proyectos que buscan innovar la forma en la que se hace cultura y como se manifiesta en el arte contemporáneo.

Marithé junto a su familia buscan, a través de la fundación, fomentar las colaboraciones y las alianzas en estos momentos en que la situación socioeconómica del país está bastante reprimida. Su estrategia es fomentar las alianzas, unirse y poder crear opciones, en medio de la crisis, para destacar las obras de venezolanos que siguen apostando al arte dentro y fuera del país.

Arte en pandemia

Meses antes de iniciar la pandemia, María Teresa se trasladó a su ciudad natal Maracaibo para realizar tres exposiciones, mismas que quedaron truncadas con la llegada del COVID-19. Esta situación la hizo replantearse cuál era el siguiente paso, lo que motivó a la fundación a tomar un giro más virtual promoviendo el nacimiento del proyecto Dimensiones Virtuales, en alianza con Factotum Ccs, Patricia Morales y Veronica Liprandi, el cual partió de la necesidad de poder plasmar en la red, específicamente Instagram, una exposición virtual que estuviese compuesta por un texto, fotografías y videos. Esta propuesta también fue presentada de manera presencial en Caracas.

Durante las últimas semanas expuso una obra llamada Horizontes de Sucesos en la muestra colectiva “Antes, Durante y Después” que es presentada a nivel virtual y de forma presencial en Barcelona, España.

La importancia del arte

Marithé considera que el arte no se trata solo de realizar exposiciones, sino de generar un impacto a nivel social triangulando la cultura, el patrimonio y la educación para formar una sociedad sana.

A los artistas venezolanos, María Teresa pide que sigan insistiendo y persistiendo porque solamente con constancia, esfuerzo y talento se puede hacer la diferencia, sin importar cuanto tiempo tarden, los importante es llegar a la meta.

Para Govea ahora más que nunca es momento de unirse, de hacer colaboraciones y alianzas para lograr proyectos que puedan trascender en medio de la crisis en Venezuela.

Prensa Frontera Viva

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí