Sebastiana Barráez @SebastianaB

Cientos de venezolanos se han venido desplazando desde los países vecinos y llegan a la frontera, especialmente a San Antonio y Ureña del estado Táchira, luego de no poder costearse el alquiler y la comida por las medidas impuestas por el Covid-19. El Ejército de Liberación Nacional (ELN) que controla el sector Llano Jorge del municipio Bolívar no permitió ayer que en la escuela del lugar fueran instalados un grupo de quienes retornan al país.

Aunque parezca insólito el ELN, que es una organización colombiana, tiene su cuartel central en el sector Llano Jorge, a unos kilómetros del puente internacional Simón Bolívar, en territorio venezolano.

Uno de los comandantes guerrillero se comunicó con una de las autoridades locales y le expresó que no querían a ese grupo de migrantes, porque podían estar contaminados con el virus chino y que se convertían en un peligro para los habitantes del lugar.

Las protestas por parte de quienes han llegado a su país, del cual salieron huyendo por la grave crisis que vive Venezuela en los últimos años, se basan en que las promesas del gobierno de Nicolás Maduro no se han cumplido. Luego de que además de él, funcionarios, como Delcy Rodríguez, Padrino López, Freddy Bernal, entre otros, crearan la expectativa de que todo estaba preparado para recibirlos, se encontraron con una realidad aterradora: sin dinero, sin comida, sin protección física, fueron encerrados en el terminal de San Antonio del Táchira, otros en escuelas del municipio.

Son tantos los que están llegando que los militares los han instalado en escuelas y en instalaciones como las que hay en Tienditas. Pero el ELN se niega a que en Llano Jorge sean instalados algunos de los que llegan y que necesariamente deben cumplir cuarentena de 14 días.

El sentimiento de miedo al contagio se ha exacerbado en los habitantes de la zona fronteriza, ante le llegada de cientos de nacionales que vienen de países con problemas más graves de contagio del coronavirus, que Venezuela.

De paracos a guerrilla

Llano Jorge era un territorio controlado hace tiempo por grupos paramilitares, que tenían ahí su cuartel central. Con la llegada de la guerrilla y el impulso que recibieron de autoridades venezolanas, fueron desplazados los paracos, pero sustituidos por los guerrilleros.

Nada ocurre en esa zona sin consentimiento ni orden del ELN. Así fue como ayer, a eso de las 5 y 30 de la tarde los habitantes de la zona cerraron el acceso a la comunidad para impedir que la escuela de Llano Jorge fuera usada como centro de aislamiento para los venezolanos que están llegando del exterior y deben cumplir la cuarentena. Colocaron obstáculos en toda la subida hacia el lugar.

El ELN impide el paso a los migrantes que retornan a Venezuela. Foto cortesía Infobae.

El Ejército de Liberación Nacional trabaja con grupos llamados colectivos que se declaran defensores de la revolución bolivariana. Varias veces las viviendas de dirigentes políticos de oposición en la zona, han sido marcadas e incluso dichos líderes son amenazados, algunas veces hasta de muerte. Varias personas han sido obligadas a abandonar el municipio, en el marco de una guerra que dejó muchos muertos y sangre en las calles del pueblo. No son pocos los cadáveres que fueron trasladados al otro lado del río.

En San Antonio del Táchira la guerrilla ha logrado desplazar a los paramilitares. Y eso mismo han intentado en el municipio Pedo María Ureña, donde han tenido mayor resistencia, aun así hay sectores donde los han desplazado, también en medio de una guerra terrorífica de sangre y muerte, que incluyen gente descuartizada y cabezas humanas lanzadas en diversos sitios de la frontera.

En otro lugar del Táchira

Por otra parte, la Región de Defensa Integral (REDI) de Los Andes, dijo que “neutralizaron” a dos paramilitares, durante un patrullaje de escudriñamiento, localización y enfrentamiento con una célula paramilitar colombiana del grupo Los Rastrojos, en el sector Caño Burro del municipio García de Hevia.

La información dice que eso ocurrió en el marco de la Operaciones Escudo Bolivariano 2020, cuando cumplían instrucciones del GB José Antonio Arenas Rodríguez, Comandante de la 25 Brigada de Infantería Mecanizada; el Tcnel Carlos Jesús Sánchez Vásquez, comandante del 253 Batallon de Infanteria Motorizada “Coronel Genaro Vásquez”; el Tcnel Javier Paul Páez López,  plaza de la 42 Brigada de Infantería Paracaidista, con sesenta combatientes.

Destacan que actuaron porque recibieron información de “patriotas cooperantes”, sobre acciones terroristas de grupos paramilitares colombianos, que ubicaron en el sector comprendido entre  Finca La Mona – Caño Burro, municipio García de Hevia del estado Táchira.

Reseñan que esos “patriotas cooperantes” les informaron de la presencia de paramilitares colombianos en el sector Caño Burro, por lo que “se procedió a establecer una base de combate y utilizando las técnicas, tácticas y procedimientos del MTRR y avanzando por saltos vigilados y sucesivos, se estableció contacto visual con el grupo paramilitar, los cuales al notar la presencia de nuestra fuerza hicieron uso de las armas originándose un enfrentamiento,  en donde se hizo máximo uso de las armas de fuego rasante y de apoyo (MGL 40 mm)”.

El resultado, según dicen, fue neutralizar a los dos jefes paramilitares de la célula: alias El Caracas y alias El Turro. Además de incautar dos fusiles (uno R15 y uno M16), un revolver, una escopeta recortada, dos granadas de mano, 18 cargadores de AR15, M16 y FAL, además radios transmisores, siete chalecos pixelados, 10 uniformes camuflados, dos mil 130 cartuchos de diversos calibres y una camioneta Toyota Hilux.

Tomado de INFOBAE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí