En Estados Unidos apuestan que el presunto testaferro del régimen de Maduro, Alex Saab, está a un par de semanas de convertirse en huésped de uno de los edificios federales más inaccesibles de la nación norteamericana: el Federal Detention Centers.

Ante esto, el régimen de Nicolás Maduro se ha empeñado en retardar su extradición desde Cabo Verde. Pero, para EE.UU. la evidencia en contra del barranquillero es contundente y los procedimientos para su captura, el pasado 12 de junio, impecables.

De hecho, se especula que la dilación de su extradición buscaría llegar a acuerdos mínimos con Maduro sobre qué hablará, circunscribiendo su colaboración al tema de los contratos oscuros de las casas subsidiadas –por los que se pidió su captura–, y dejando a salvo lo que sabe sobre el oro y dólares que han salido desde Venezuela hacia Turquía, Rusia e Irán.

De su colaboración, sin embargo, dependerá lo largo de su temporada en el FDC. El edificio tiene una capacidad para más de 1.300 detenidos y cuenta con un temido piso 13, que en la jerga delincuencial latina se conoce como ‘el bote’.

Las condiciones carcelarias serían más severas que las de Cabo Verde, en donde Saab se quejó de la presencia de hormigas y mosquitos.

En ‘el bote’ el contacto con otros reos es nulo, la comida se les entrega por una rendija, solo tienen derecho a una hora de sol. 

Con información de El Tiempo

Prensa Frontera Viva

Le puede interesar.  EEUU informó en qué se usó $ 656 millones para ayuda humanitaria a Venezuela

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí