Los organizadores del esperado evento que reúne a los aficionados del arte cinematográfico se niegan a parar pese a la pandemia de covid-19, y aunque será adaptado a la nueva realidad, planean realizar su edición número XVI del 10 al 24 de septiembre.

La idea, hasta el momento, es establecer tres etapas para el Festival del Cine Venezolano: semipresencial, online y de competencia. En esta oportunidad participarán largometrajes de ficción, documentales y cortos; el cartel oficial en cada categoría será anunciado en los próximos días.

“El cartel está más o menos, normalmente arrancamos con una escaleta de 17 largos y terminamos con 13 o 14, se perfila que este año serán 15”, explica Karina Gómez, directora de la muestra competitiva.

Al encuentro en línea, ciertamente, tendrán acceso más personas, aunque todos en el país tengan que enfrentarse a la deficiente conexión a Internet.

Gómez entiende la situación de las telecomunicaciones nacionales, por lo que cada espectador que compre un boleto para ver una de las películas en competencia, tendrá 24 horas para poder hacerlo. Ese mismo tiempo durará cada filme participante en la plataforma.

También asegura que se encontró la forma en que las películas no puedan ser descargadas y pirateadas, destacando que la mayoría de ellas son estrenos.

Por el momento, la organización del festival tiene pensado realizar proyecciones presenciales en La Concha Acústica de Bello y Chacao; para esto se tomarán en cuenta todas las medidas sanitarias preventivas.

“Pensamos tener espacio e información, además participaran documentales y cortos, nos estamos ampliando mucho más porque pensamos que tenemos muchos trabajos en el país. El festival lleva 16 años rodando y esta es la oportunidad para poder realizar un festival gigantesco”, afirma Gómez.

Desde julio, el festival comenzará a mostrar ciertas actividades relacionadas al encuentro; entre ellos, Cine Átomo, donde se presentarán también animaciones.

El Covid-19 ha paralizado al mundo entero. El negocio del cine aún de adapta al hecho concreto de tener que cerrar sus salas, de paralizar los rodajes e incluso, de quedarse por este año sin uno de sus más importantes festivales, el de Cannes.

A pesar de todo, para la organizadora de este encuentro en el país, existe una gran motivación para seguir con el proyecto adelante: “La motivación es que creo que el festival se merece un trabajo de este tamaño. Se merece mostrar su cine, es un país con una cinematografía pujante, cada vez se llega a más festivales internacionales y se ganan más premios. Tenemos más cine, perfeccionado y variado, podría contar 200 cineastas dentro y fuera del país. Por eso es imposible dejar de hacer el festival”, finaliza.

Todos los detalles sobre la nueva edición del Festival de Cine Venezolano, se irán anunciando progresivamente en los próximos meses. 

Le puede interesar.  En Israel instalaron cabinas móviles para realizar pruebas de COVID-19

Prensa Frontera Viva

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí