Este viernes, el papa Francisco aterrizó en Bagdad, Irak donde iniciará un viaje de tres días que lo convierte en el primer pontífice en visitar este país afectado principalmente por la guerra.

En el aeropuerto fue recibido por el primer ministro, Mustafa Abdellatif Mshatat, luego se trasladó al palacio presidencial a bordo de un turismo blindado, donde le recibirá el jefe de Estado, Barham Ahmed Salih Qassim.

El Papa llega a un país confinado por la pandemia que asistirá a sus actos a través de las ventanas y de los televisores, fundamentalmente, excepto la misa para 10.000 personas que celebrará en un estadio de Erbil el domingo, mientras el resto de encuentros serán a puerta cerrada y con un número reducido de participantes.

En un mensaje, Francisco aseguró que “vengo como peregrino arrepentido para implorar al Señor el perdón y la reconciliación después de años de guerra y terrorismo, para pedir a Dios el consuelo de los corazones y la curación de las heridas”.

Para el Vaticano, se trata del “viaje más relevante del pontificado”, según reveló una alta fuente de la Santa Sede.

Con información de El País

Le puede interesar.  Un extraño síndrome asociado al Covid-19 ha cobrado la vida de 3 niños en Nueva York

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí