Sebastiana Barráez @SebastianaB

Especial para FronteraViva

La odisea del amor entre Yolimar Karina Mendoza Fernández y Luis David Piña Yépez alias Polli, la siniestra pareja solicitada por el asesinato del taxista Pablo José Rivas, parece signada por hechos misteriosos, pero en realidad lo que oculta es presión, amenaza y extorsión. Desde hace casi un mes que fueron detenidos en Colombia y entregados a las autoridades venezolanas, no se sabía nada de ellos. Un silencio cómplice recayó sobre el caso, hasta que la opinión pública lo supo. (https://www.fronteraviva.com/una-pareja-que-ligo-el-amor-con-el-asesinato-huyo-a-colombia-donde-fueron-detenidos-pero-desaparecen-en-migracion/)

Es así como la pareja, después de ser entregada por Migración Colombia a las autoridades migratorias venezolanas, es colocada en manos de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) en Guasdualito, municipio Páez del estado Apure. Se encuentran en la sede de esa institución que preside el Comisario Jefe Nelsi Melecio Jara Ojeda, ubicada en la carretera nacional, sector Simón Bolívar, antigua sede de Tránsito Terrestre, al lado del Club Los Santos.

Comando policial de Guasdualito donde tienen a la pareja siniestra.

Varias personas trataron de indagar en Guasdualito y en todos lados la respuesta fue: “deje eso así” “no se meta en eso” “aquí nadie responde” “es peligroso indagar”. Eso tiene una explicación simple. La guerrilla que controla el pueblo y los cuerpos policiales y militares que se encubren, de manera cómplice, unos con otros.

Es por ello que el comisario Jara Ojeda no ha notificado al Ministerio Público y mucho menos al Tribunal Décimo de Primera Instancia en lo Penal en funciones de control de Carora, estado Lara, que tienen bajo custodia a la pareja de enamorados solicitados por el asesinato del taxista, a quien golpearon y apuñalaron, dejando su cadáver abandonado en el maletero del vehículo.

La familia de Pablo José Rivas ha desplegado una búsqueda implacable, que inició desde el mismo momento en que el cadáver del taxista apareció dentro del carro en un paraje solitario. Y desde que supieron que Yolimar Karina y Luis David huyeron para Colombia, les siguieron el rastro. Han usado las redes, los teléfonos, las leyes y no están dispuestos a rendirse. No quieren que el asesinato de su padre, esposo, hermano y amigo quede impune.  

Pablo Rivas fue asesinado pero su familia no descansa para que se haga justicia.

La complicidad

La legendaria pareja de delincuentes norteamericanos Bonnie Parker y Clyde Barrow, tuvo miles de seguidores y fama, hoy el mundo es otro y ya el fanatismo se ha dirigido a otros hechos, a veces, iguales de bochornosos. Aunque esa pareja se hizo historia, la de los venezolanos Yolimar Karina Mendoza Fernández y Luis David Piña Yépez alias Polli se ha encontrado con familiares que les llevan alimentos y ropa a la sede policial. El precio es alto.

Le puede interesar.  Carnaval Entre Fronteras llevó mensaje de integración y solidaridad al puente

No es inocente que la PNB de Guasdualito no haya notificado al Tribunal, ni siquiera se dé por aludido ante la pareja que tiene orden de captura y que han refugiado en ese comando policial. Funcionarios policiales ya han amenazado a varias personas para que no den información sobre la presencia de la pareja en ese comando de PNB de Guasdualito.

.

Las fotografías adjuntas fueron tomadas en el interior de la sede de la Policía Nacional Bolivariana de Guasdualito. Yolimar y Luis se encuentran ahí. El Ministerio Público debe exigir al comisario jefe Nelsi Melecio Jara Ojeda explicaciones del por qué no ha notificado al Tribunal ni a la Fiscalía que tiene en ese lugar a la siniestra pareja.

Vecinos de la población apureña dijeron a FronteraViva que la señora Fernández, madre de Yolimar Karina, que vive cerca del Obelisco en Barquisimeto del estado Lara, se encuentra en la población de Guasdualito del estado Apure, donde también está otra de sus hijas y una sobrina, encargadas de llevarle comida y ropa a la pareja.

Impunidad no

Después que el Cuerpo de investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) hizo un extraordinario trabajo determinando que los sospechosos principales, del asesinato del taxista, eran Yolimar Karina Mendoza Fernández y Luis David Piña Yépez alias Polli, la pareja huye para el Casanare de Colombia, modifican su apariencia física tiñéndose el cabello y bajando.

Yolimar y Luis David el día que fueron capturados en Colombia.

Desde el asesinato de Rivas, el 13 de abril 2019, había pasado más de año y medio, cuando la pareja, que se ocultó en el Casanare de Colombia, intentó robar una motocicleta el 9 de noviembre 2020. La policía de Aguazul los sorprende, los captura y, por ser extranjeros, los entrega al Grupo Especial Migratorio quien, al confirmar su identidad, se percata que están solicitados por homicidio. Los entregan a las autoridades de Migración Venezuela.

Le puede interesar.  Médicos venezolanos son enviados a la Amazonia peruana para combatir el covid-19

En esa búsqueda incansable de la familia del hombre asesinado, su hija Dicxy Lucía Rivas Guedez había hecho contacto con autoridades colombianas e incluso presentó una denuncia en noviembre 2019. Por esa razón las autoridades colombianas le notifican la captura de la pareja y la “entrega discrecional” que hicieron a las autoridades venezolanas.

En Carora esperan por la justicia para Pablo Rivas.

En la frontera se pierde el rastro de Yolimar Karina y Polli. Pero la familia insiste, toca puertas, consigue aliados que los apoyan en la cruzada. El abogado de la familia, Leonardo Pereira Meléndez acudirá al Ministerio Público y a los órganos legales para que la pareja sea puesta a la orden del Tribunal de Carora.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí