Rosaura Rodríguez, enfermera desde hace 17 años, trabaja siete días a la semana desde que inició la pandemia por el COVID-19. Pese a sus esfuerzos, solo recibe mensualmente un salario de apenas 4,6 dólares, informó el fotoperiodista Leonardo Fernández Viloria.

Foto cortesía: Leonardo Fernández Viloria.

El personal médico en Venezuela no solo sufre la escasez de insumos médicos y material de protección personal, sino que debe sobrevivir con sueldos que no les alcanzan para cubrir sus necesidades básicas.

Rodríguez habita en Petare y debe levantarse a las 3:30 am porque se demora dos horas en poder tomar el transporte público para llegar al centro de salud Alcides Rodríguez.

De regreso a su hogar debe esperar otras dos horas y al llegar tomar estrictas medidas de desinfección para proteger a su hijo y nieto, que viven con ella.

Tanto en Petare como en gran parte de Caracas el servicio de agua es intermitente, otro factor que complica el día a día de Rodríguez.

Al igual que Rodríguez, son miles los miembros del personal de salud que cada día se exponen al virus.

En los hospitales de las grandes ciudades de Venezuela hay solo 43 ventiladores y 133 camas de terapia intensiva, además de 800 camas de emergencia, de acuerdo con la data recolectada por el diputado José Manuel Olivares.

Los casos de COVID-19 en el Distrito Capital se incrementaron en las últimas semanas, especialmente en zonas populares como El Valle y Sucre. Las cifras de contagios en Venezuela sobrepasan los 12.000 casos y 116 muertes, según datos oficiales.

Información de El Nacional

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí