Las capturas recientes por la Guardia Costera de tres submarinos repletos de droga en el Pacífico oriental, pone en evidencia, además de la efectividad de las patrullas y vigilancia de los agentes antinarcóticos, también habla de que la industria del narco sigue apostando fuertemente al uso de submarinos pequeños para movilizar mercancía desde las costas caribeñas y centroamericanas hasta Estados Unidos.

El 2019 fue un año en el que proliferaron los «narcosubmarinos», que navegando peligrosas rutas a través del Pacífico oriental, el Caribe y el Océano Atlántico, contrabandean grandes cantidades de producto evadiendo aduanas y puertos, gracias a su bajo perfil que los hace casi indetectables.

El pasado martes 14 de abril embarcaciones con personal de seguridad e inteligencia de Estados Unidos, Curazao e Inglaterra, interceptaron una embarcación proveniente de Venezuela con un cargamento de al menos 3 toneladas de droga, del Cartel de Paraguaná, organización con amplias vinculaciones con el poder regional y nacional. Al calor de la captura, los agentes divisaron un semi sumergible navegando cerca de la zona, pero no pudieron capturarlo.

El submarino semi sumergible de tamaño mediano con una presunta carga de droga, logró escapar regresando hacia aguas venezolanas, frente a las costas del estado Falcón.

Fuentes en Punto Fijo contactadas por Primer Informe, refieren que Chiche Smith, señalado como líder del Cartel de Paraguaná, ha construido algunas de estas embarcaciones para transportar drogas pero también para esconderse en momentos de dificultad.

Cortadores y Guardia Costera al acecho

Las necesidades que tiene el narco de mover grandes cantidades de estupefacientes despiertan la creatividad, que junto a un capital casi ilimitado, hace que estas organizaciones criminales logren estar mejor preparadas y armadas que la mayoría de los cuerpos de seguridad que los persiguen.

Pocos días después del anuncio de que el gobierno de Estados Unidos intensificaría las operaciones anti drogas en el Pacífico y el Caribe, el Secretario de Defensa Mark Esper, utilizó las imágenes de un «narcosubmarino» para mostrar que el esfuerzo estaba dando sus frutos.

Las operaciones antinarcóticos mejoradas en el Pacífico oriental y el Caribe incluyen destructores de la Armada de los EE.UU. y barcos de combate litoral, cortadores de la Guardia Costera norteamericana y aviones de patrulla marítima Poseidon P-8, aviones de alerta temprana E-3 Sentry y aviones de reconocimiento E-8. Los aviones detectan barcos y aeronaves, instalan una cerca de alambre electrónico mientras los buques de guerra y los cortadores interceptan embarcaciones sospechosas en el mar.

Un ejemplo de lo que pueden hacer estos equipos se dio el 13 de abril, cuando la Guardia Costera anunció que el cortador Mohawk había interceptado un barco de pesca en el Pacífico Oriental cargado con 1.700 libras de cocaína. La embarcación había sido detectada la semana anterior por un avión equipado con un radar tipo E-8, y el Mohawk se movió para interceptarlo.

Una inversión factible para el narco

Según el experto en guerra submarina, H.I. Sutton, se descubrieron 36 narcosubmarinos en 2019, más del doble que en 2017, además del hallazgo de una embarcación de este tipo abandonada en Vigo, España, que confirmó una de las sospechas más difíciles de aceptar: que los submarinos del narco ahora podrían cruzar el Océano Atlántico, lo que equivaldría a una distancia de 4.400 millas.

Submarino utilizado para transportar drogas ilegalmente en Aldan, noroeste de España, el 27 de noviembre de 2019.

Se cree que los narco submarinos capturados en altamar representan tan sólo una pequeña fracción de embarcaciones de este tipo que están activas. Sutton cree que estos representan sólo del 5 al 15 por ciento de los que están realmente en servicio. Su estimación dice que, además de los 36 barcos descubiertos en 2019, es bastante probable que haya al menos otros 144 naves de este tipo transportando narcóticos.

Estas naves marinas comenzaron a ser construidas en Colombia pues saliendo de su costa alcanzaban tanto al Pacífico como al Mar Caribe. La ruta del pacífico conduce a América Central y la costa oeste de México, mientras que la ruta del Atlántico también conduce a América Central y el Caribe.

Ahora se cree que en Venezuela también se están construyendo y, gracias a la permisividad de las autoridades quienes presuntamente forman parte de todo el negocio, estarían saliendo de las costas del país, para seguir en la misión de inundar de droga los Estados Unidos y parte de Europa.

No se trata de submarinos en todo el sentido de la palabra. En muchos casos se trata de embarcaciones regulares, con grandes modificaciones que eliminan la superestructura y cubren la parte superior del barco con una cubierta impermeable. Poseen un típico embudo de tomar aire que permite que el motor de la embarcación respire y expulse los gases. Los más modernos pueden llegar a tener un radar para mejorar la navegación, pero la intención de las organizaciones criminales con estas construcciones, es tener un barco que apenas rompa la cima de las olas para que sea difícil detectarlo a distancia y por radar.

Evidencias y hechos demuestran que el narco también ha construido submarinos reales, pero el submarino más común es el submarino snorkel, que son capaces de absorber agua para sumergir el casco por completo, dejando solo visibles el embudo y el mástil del radar.

Para Sutton, quien acaba de publicar su libro «Narco Submarinos: Guia de reconocimiento», existen cuatro categorías:

  • Perfil bajo con motor interno.
  • Perfil bajo ultra delgado.
  • Híbrido rápido
  • Recipiente ultra delgado con motor interno.
Las cuatro categorías de narco submarinos, según H.I. Sutton

El mayor enemigo de estas naves son las unidades aéreas pues desde el aire puede verse perfectamente la silueta sumergida de un submarino, por lo que la discreción es la principal cualidad de éstos ya que les permite operar sin ser vistos y hoy se convierten en una de las armas más certeras del narcotráfico arraigado en Sur América y el Caribe.

Primer Informe

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí