El flujo de caminantes venezolanos seguirá aumentando durante la pandemia, según un estudio realizado por el Centro de Derechos Humanos de la Universidad Católica Andrés Bello (CDH UCAB).

El estudio tiene como objetivo “brindar información sobre las violaciones a derechos humanos que enfrentan los caminantes durante su recorrido, tanto dentro de Venezuela como a lo largo de su ruta por países de tránsito y de destino, así como las medidas que ellos toman para evitar o reducir riesgos. El informe termina con recomendaciones de políticas públicas para los países de tránsito y receptores, así como para las agencias humanitarias en Venezuela”.

Durante la investigación, la socióloga y coordinadora del proyecto, Ligia Bolívar acompañó durante cuatro meses a los migrantes venezolanos a través de los caminos que recorrieron para llegar a su país de destino.

“Los testimonios recogidos en este informe dejan claro que las personas están saliendo a pie y seguirán haciéndolo aún con las fronteras cerradas ya que, si la pandemia ha tenido un impacto negativo en la economía mundial, sus efectos son mucho más severos en Venezuela, debido a que el país ya se encontraba en una emergencia humanitaria compleja”.

El informe explica que el incremento de personas saliendo de Venezuela, a pesar de las restricciones de movilidad impuestas por la pandemia, es compartida por el enviado de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), Eduardo Stein, quien estima que unas 800 mil personas podrían salir de Venezuela en 2021, lo que ubicaría el total de venezolanos fuera del país en 6,2 millones.

Le puede interesar.  Amor y Odio no se regulan

Es posible anticipar que continuará el ingreso por pasos no controlados, lo que traerá como consecuencia el aumento de personas en condición irregular. A causa de la retención y destrucción de los pocos documentos de identidad con los que iniciaron el recorrido, la identificación y regularización de estas personas supone un gran desafío para los países receptores, se lee en parte del trabajo.

Según la información recabada por la UCAB “se observa una fuerte determinación de los nuevos caminantes por salir para salvar la vida propia y la de sus seres queridos. La reunificación familiar y la salida de grupos familiares extendidos apuntan a una nueva fase del perfil de la movilidad humana venezolana, que plantea retos adicionales para los países receptores, a causa de una mayor presencia de NNA, madres lactantes, adultos mayores y otras personas que requieren atención diferenciada en función de sus vulnerabilidades”.

Lee el informe completo aquí

Con información del Centro de DDHH de la UCAB

Prensa Frontera Viva

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí