Es cada vez es más claro que el gobierno chino suprimió la noticia del brote de coronavirus en la ciudad de Wuhan durante aproximadamente tres semanas antes de que el rumor comenzara a circular por las redes sociales el 30 de diciembre. Para entonces, miles de personas con el virus habían viajado a otras partes de China, Italia y Estados Unidos.

Un nuevo estudio realizado por la Universidad de Southampton explica que si China hubiese tomado medidas de distanciamiento social tres semanas antes, el número de casos de coronavirus en China se hubiese reducido en 95%. Además, los países de todo el mundo habrían tenido más tiempo para prepararse.

La cronología de la pandemia realizada por Axios.com y la oficina española de Reporteros sin Fronteras indican que la epidemia se pudo expandir debido a la censura del gobierno chino.

El 10 de diciembre, un paciente fue ingresado en el Hospital Central de Wuhan con una infección rara en ambos pulmones. A partir del 12 de diciembre, llegaron más pacientes con los mismos síntomas a los hospitales de Wuhan, y los médicos descubrieron que algunos de los ingresados trabajaban en un mercado de animales exóticos.

El 27 de diciembre, los médicos informaron a los funcionarios de salud de Wuhan que un nuevo tipo de coronavirus estaba causando la enfermedad. El 30 de diciembre, Ai Fen, directora del Hospital Central de Wuhan, escribió en la red social WeChat sobre el nuevo virus y fue regañada por ello por las autoridades.

El 31 de diciembre, la Organización Mundial de la Salud se enteró sobre el nuevo virus en Wuhan. El 3 de enero, ocho médicos del Hospital Central de Wuhan fueron arrestados por “difundir rumores falsos”. En China, todas las noticias sobre epidemias deben ser aclaradas por el gobierno central.

Le puede interesar.  El ELN controla una escuela en Venezuela e impidió que migrantes repatriados se refugien en ella por temor al coronavirus

El 11 de enero, los medios estatales chinos informaron sobre la primera muerte conocida por el nuevo virus en Wuhan. Para entonces, había pasado más de un mes desde que los primeros pacientes que informaban sobre el nuevo virus habían ingresado en los hospitales de Wuhan.

El brote en Wuhan de COVID-19 debería servir como un recordatorio de que los medios locales, al igual como los nacionales, son esenciales no solo para preservar la democracia y combatir la corrupción, sino también para proteger la salud pública.

CNN

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí